De la revolución del vapor a los buques autónomos

La industria naval mundial está en puertas devivir una nueva revolución que supondrá la misma irrupción del vapor en las salasde máquinas de los buques. Entrando en la nueva década, nos acercamos cada vezmás a una nueva revolución con  la entradaen escena de los buques autónomos sin tripulación.

Este futuro próximo se confirma con contratos como los que ha logrado el astillero Vard. El constructor noruego ha firmado con la compañía estadounidense Ocean Infinity un contrato para el diseño y construcción de ocho buques robotizados, que se podrán controlar de forma remota y operar con o sin tripulación. Además, las nuevas unidades podrán ser propulsadas con combustibles alternativos, incluyendo amoníaco verde. Los nuevos buques, con una eslora de 78 metros, serán los primeros de su clase y representarán un gran salto para la industria marítima.

Los ocho buques se construirán en el astillerovietnamita Vard Vung Tau y se entregarán entre mediados del 2022 y finales del2023.

Los ocho nuevos buques formarán parte de la flota de OceanInfinity compuesta por buques autónomos y que inicialmente estará integrada pornueve unidades de entre 21 y 36 metros de eslora, actualmente en construcción yque entrarán en funcionamiento a principios del próximo año.

La compañía estadounidense, fundada en el 2017,también se está equipando con una flota de vehículos submarinos autónomoscompuesta por 14 unidades capaces de operar hasta los 6.000 metros de profundidad.