Los desafíos logísticos necesitan de consenso

Los desafíos a los que se enfrenta el sector lo­gístico-portuario a partir del 2024 necesitarán de un mayor consenso.

Y así queda demostrado en las opiniones recogidas en esta última revista del año de El Canal, dedicada a los retos priori­tarios a los que el sector no podrá escapar en los próximos cinco años.

Ante regulaciones que ya conocemos por sus siglas como el CBAM, el EU ETS o el CAU, los operadores y profesionales consultados, como podréis leer en nuestro mono­gráfico de diciembre, muestran, mayoritariamente, su disconformidad en parte del contenido de estas nue­vas regulaciones que emanan desde Directivas europeas. No es que se manifiesten totalmente en contra, pero piden que se evalúen las conse­cuencias y el impacto económico, e incluso de­moras en su aplicación.

Concretamente, los agentes marítimo-portuarios y del comercio exterior, no dan la espalda a los objetivos de reducciones de emisiones contami­nantes que tienen estas nuevas iniciativas euro­peas. Sin embargo, en el caso del impuesto EU ETS a las navieras, la comunidad profesional del Sur de Europa, sobre todo, tiene muy claro que los puertos mediterráneos se verán gravemente afectados y alertan de pérdidas de tráficos.

Y al EU ETS no le va a la zaga las reacciones producidas contra el impuesto de la Generalitat de Catalunya sobre las emisiones de gran­des buques. Los consignatarios hacen sonar la alarma y declaran que junto al EU ETS perjudi­cará a la competitividad de los puertos catala­nes frente al resto de los enclaves españoles y europeos.

Tampoco hemos querido olvidar el aconteci­miento que supondrá la desaparición de las alianzas de navieras a partir del 25 de abril del 2024. Los transitarios y cargadores hace semanas que lo vienen celebrando, pero ve­remos cómo acaban de cuadrarse las capacidades de los buques, las rotaciones de los servicios y los precios de fletes.

Los agentes de aduanas y los profesionales del comercio exterior, no han quedado fuera de es­tos desafíos, por supuesto. Con los proyectos del reformado CAU y el nuevo impuesto del CBAM, han pedido aclaraciones respecto algunos de sus contenidos, y declarado su preocupación con es­tas nuevas iniciativas dictadas desde Bruselas.

El permiso de la CE a España de no extender los peajes en las carreteras a cambio de incentivar el transporte ferroviarios de mercancías y pa­sajeros, también es un tema abordado en esta revista. Tendremos que comprobar si finalmen­te esta decisión favorecerá a la deseada progre­sión de la cuota del ferrocarril, y cómo se verá afectado el transporte terrestre.

Este 2024 en adelante se presenta no lejos de tensiones, y veremos si todas estas iniciativas, al final, quedan como están. Como decíamos al principio, los operados logísticos y portua­rios no están en contra de reducir emisiones, ni de la lucha contra el cambio climático y tam­poco de mejorar procedimientos aduaneros.

Pero eso sí, desean que se les consulte y tener un papel más relevante en la redacción final de estas nuevas legislaciones que les afectan de forma muy directa en su actividad econó­mica y empresarial.