Las navieras coinciden en la dificultad de encontrar el combustible idóneo para descarbonizar

El puerto de Valencia ha reclamado a Europa un aumento de las inversiones destinadas al transporte marítimo de corta distancia (TMCD). Así lo ha expresado este miércoles su presidente, Aurelio Martínez, en la inauguración de la jornada “El transporte marítimo a corta distancia en el puerto de Valencia”.

El puerto de Valencia reclama inversiones europeas para impulsar el TMCD

“Hace falta inversiones si se quiere conseguir un incremento significativo de los tráficos de corta distancia”, ha señalado Martínez, al tiempo que ha lamentado el objetivo de crecimiento para el 2030 que ha fijado la Unión Europea para el TMCD.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha apuntado que este objetivo apenas alcanza el 25%: “Es inferior a lo que esperamos, lo cual me sorprende”, ha remarcado.

Tejo y Martínez
Pilar Tejo, presidenta de la Asociación Española de Promoción del Transporte Marítimo y Aurelio Martínez, presidente del puerto de Valencia

En este sentido, Martínez ha solicitado nuevas inversiones en instalaciones e infraestructuras, haciendo referencia al informe del Observatorio Estadístico del TMCD, elaborado por SCP Spain.

En concreto, el informe estima la necesidad de invertir hasta 400 millones de euros en nuevas terminales; otros 1.000 millones en nuevas infraestructuras relacionadas con el tráfico de corta distancia; 335 en materia de digitalización y otros 1.500 en materia de descarbonización.

“Es mucho dinero, pero si queremos apostar por la transición energética y descongestionar los tráficos de la carretera, la opción por el transporte de corta distancia es fundamental”, ha señalado Martínez.

El tráfico de corta distancia creció un 11,7 % en el 2021, superando las cifras del 2019

Por otra parte, el presidente de la APV ha destacado que el tráfico de corta distancia creció en el 2021 un 11,7% a nivel español, respecto a las cifras del 2020.

Asímismo, ha hecho hincapié en que estas cifras “mejoran” los datos del 2019: “Ha ido ganando cuota de mercado en la totalidad de los tráficos, incluyendo la carretera”, ha recalcado.

Del mismo modo se ha expresado Pilar Tejo, presidenta de SPC Spain, quién ha señalado que el transporte marítimo de corta distancia “es una alternativa competitiva a la carretera”.

Tejo ha puesto como ejemplo la conexión entre Italia y España a través de las autopistas del mar: “Ahora mismo, de cada dos camiones que vienen o van a Italia, el 53% utiliza los servicios de nuestros puertos en vez de la carretera”.

“Esto es un claro ejemplo de que cuando existe la oferta adecuada, esta alternativa es viable, y pensamos que va a ir a más”, ha concluido Tejo.

Dificultad de encontrar el combustible idóneo para descarbonizar el transporte marítimo

Tanto Mario Massarotti, consejero delegado de Grimaldi Logística España, como José Manuel Orengo, director de Expansión de Baleària, han coincidido en la dificultad de encontrar un combustible que permita la descarbonización total a corto plazo del transporte marítimo.

En este sentido, Orengo ha señalado que en estos momentos el gas natural licuado (GNL) “es el mejor combustible para la transición energética, de hecho, la Unión Europea sigue considerándolo esencial en la lucha contra el cambio climático”.

El director de Expansión de Baleària ha incidido en que el GNL es el combustible “del momento”, si bien ha apuntado que “hay que estar atentos para ver si aparecen otros, pero hoy por hoy no están”, ha recalcado.

Orengo ha añadido que Baleària se encuentra en estos momentos estudiando la viabilidad  -como consecuencia del conflicto entre Rusia y Ucrania-  de importar gas desde los Estados Unidos.

Por su parte, Massarotti ha señalado los inconvenientes que presentan otros combustibles como el amoniaco o el hidrógeno. “En sí mismo no son un combustible, sino que son una fórmula para transportar la energía”, ha destacado el consejero delegado de Grimaldi, quién ha remarcado que “además se necesita energía para producirlos”.

Por último, Massarotti ha reflexionado acerca de la dificultad de abastecer a todo el mercado a través de estos dos combustibles. “¿Cómo vamos a producir tanto amoniaco o hidrógeno? No hay suficiente, por eso hay que buscar soluciones factibles”.