Drástico descenso de la retirada de residuos flotantes en el puerto de Valencia

La Autoridad Portuaria de Valencia (APV) ha retirado desde enero hasta finales de junio del 2021 hasta 480 kilos de residuos flotante entre la zona de servicio del recinto portuario y el antiguo cauce del río Turia, una cifra muy inferior a la del 2020, donde se extrajeron a lo largo del año un total de 3.350 kilos. Este drástico descenso se debe a que se han producido menos episodios de suciedad en el antiguo cauce del río Turia procedentes de aguas arriba.

Para su recogida, la APV dispone de varios instrumentos como la embarcación “Limpiamar”. Esta embarcación, “tipo pelícano”, tiene unas dimensiones de diez metros de eslora que se encarga de mantener limpias sus aguas interiores con una cesta en la proa con la que cada día va recogiendo los objetos que se encuentra en la superficie, como plásticos o maderas, y que llegan a las aguas interiores del puerto procedentes del exterior, arrastrados normalmente por tormentas.

La embarcación está activa de lunes a viernes y está de guardia las 24 horas del día en contacto con el centro de control de emergencia para acudir en casos excepcionales, como grandes troncos. Además de su papel diario de vigilante de la calidad del agua, la “Limpiamar” también actúa para extraer los objetos flotantes del antiguo cauce del río Túria, que conecta con el puerto, como complemento a la barrera anticontaminación instalada en esa zona.

Otro de estos instrumentos es la barrera anticontaminación, que en todo el 2020 retiró hasta 1.900 kilos y que el 2021 ha sido capaz de retirar hasta la mitad de esos 480 kilos totales entre el antiguo cauce del río Turia, en el tramo entre el Oceanogràfic y el puente de astilleros. Esta infraestructura impide que los residuos flotantes procedentes de los vertidos del antiguo cauce, en el que confluyen varios colectores de pluviales de la ciudad, lleguen al puerto de Valencia o a las playas adyacentes como Pinedo o El Saler.

Los residuos son almacenados en contenedores específicos. Su falta de retirada podría generar problemas en la navegación

Todos los desechos extraídos son almacenados en contenedores específicos para ser tratados a través de una empresa de gestión de residuos. Una actuación que se enmarca en el plan de seguimiento de contaminación de las aguas que desarrolla el departamento de Medio Ambiente de la APV.

En materia de medición de control de la calidad del agua, el puerto de Valencia realiza periódicamente un control analítico de las aguas interiores de los tres puertos y lleva a cabo la medición de la presencia de hidrocarburos para filtrar la calidad del agua.

Plásticos, papel, madera o basura, que llegan de aguas exteriores del puerto son algunos de los restos de materiales que se recogen en las aguas del interior del puerto de Valencia, pero también grandes troncos que suponen un riesgo para la navegación y que entran en las dársenas tras una tormenta.

Anterior artículoInicio de la pavimentación del muelle de Balears de Tarragona
Siguiente artículoAstilleros Zamakona bota un novedoso arrastrero ecoeficiente