Mosic combina un vehículo terrestre y un dron para la logística de última milla

El sistema inteligente podría establecer en Navarra su centro de ensamblaje

La distribución logística de última milla (DUM) dispone de una nueva herramienta, muy novedosa, pues combina un vehículo terrestre y un dron aéreo, totalmente autónomos, dotados de elementos tecnológicos de última tecnología y propulsión ecológica. El proyecto Mosic integra sistemas de conducción inteligente, visión radar, sistemas de navegación por GPS y cámaras, propulsión por hidrógeno y otros avances para una logística de futuro.

Mosic es una prueba de concepto para DUM con visos de comercialización

Mosic ha sido desarrollado por seis empresas y dos centros tecnológicos con un presupuesto de casi 3,5 millones de euros y uno de los participantes, la compañía con sede en Tudela NTDD, ha finalizado los estudios preliminares para la construcción de una planta de ensamblaje en Navarra para industrializar el producto e introducir el vehículo en el mercado.

Un coche + un dron

Este proyecto se centra en aportar una nueva solución para la distribución urbana de mercancías o de última milla, entre el último lugar de almacenaje y el punto de entrega final. Las compañías logísticas buscan optimizar estos repartos en ciudades donde se encuentran con limitaciones como la densidad del tráfico o las restricciones de las zonas de bajas emisiones.

La solución que plantea Mosic combina un vehículo terrestre y sostenible -dotado de alto nivel tecnológico- con un vehículo aéreo. Ambos están conectados de forma autónoma, lo que permite que el dron pueda despegar para realizar un reparto y volver a aterrizar en el vehículo. Este sistema permite que el conductor pueda parar el vehículo y controlar el dron para hacer las entregas. Pero también permite el aterrizaje y despegue automático, incluso con el vehículo en marcha.

El sistema se compone de un vehículo terrestre y un dron aéreo conectados

Distribución combinada tierra – aire

El vehículo terrestre incorpora un sistema de powertrain inteligente basado en ruedas robotizadas, lo que permite a cada rueda del vehículo disponer de tracción, dirección, freno y suspensión independientes. Se hacen posibles así maniobras especiales como el movimiento lateral, el giro sobre sí mismo (omnisteering) o el aparcamiento en paralelo.

El vehículo viene equipado con sistemas de conducción inteligentes, tanto para la selección de rutas como para la localización y detección de obstáculos en tiempo real. Aunque puede ser tripulado por sistemas de conducción autónoma, a día de hoy la normativa no lo permite, por lo que también dispone de sistemas inteligentes de suspensión para asegurar el confort y seguridad de los ocupantes y la carga.

El dron integrado con el módulo de carga del vehículo terrestre tiene como una de las principales características un sistema de propulsión de largo alcance que está basado en hidrógeno. También dispone de visión radar para detectar obstáculos en 180º y un sistema de posicionamiento, que se utiliza para un aterrizaje seguro en el vehículo terrestre mientras este está en movimiento.

El proyecto Mosic se ha desarrollado dentro del reto Volta con la participación del Sistema Navarro de I+D+I; sus facilitadores Naitec y Universidad Pública de Navarra; y las empresas NTDD New Digital Diesel Technology, Zizu Desarrollos industriales, FuVex Civil, Anteral, Entecnia Consulting y Permanent Magnets. Algunas de estas empresas ya han estado involucradas en otros proyectos tecnológicos como el prototipo de vehículo autónomo Vaivec.