Diez nuevos drones submarinos para la protección de los puertos españoles

Los puertos españoles cuentan con una nueva arma para la mejora de su seguridad y la lucha contra el fraude. La Guardia Civil ha presentado diez drones submarinos -modelo Gladius Mini S- con cámara 4K UHD, aparatos que serán entregados para el control de los puertos de Barcelona, Bilbao, Málaga, Vigo, Algeciras, Puerto de la Luz, Santa Cruz de Tenerife, Alicante y Santander.

La adquisición de estos nuevos equipos tiene como objetivo reforzar la capacidad de las fuerzas y cuerpos de seguridad  en la prevención y la persecución del contrabando de todo tipo de productos ilícitos, en un contexto caracterizado cada vez más, por la mejora de las técnicas de ocultación que las organizaciones criminales están acometiendo en las embarcaciones que llegan a los puertos de la Unión Europea, aprovechando para ello los distintos huecos ocultos de los que disponen las mismas, tanto por encima como por debajo de la línea de agua.

Se incrementan así las capacidades de inspección en este tipo de ambientes, reforzando de esta forma la seguridad de nuestras fronteras exteriores frente a todo tipo de amenazas y de manera singular contra el contrabando.

Los nuevos drones submarinos permitirán realizar un mayor número de inspecciones en los cascos de los barcos, complementando así la función que desarrollan las Unidades de Análisis e Investigación Fiscal y de Fronteras de la Guardia Civil, encargadas de la realización de los análisis de riesgo en frontera. A partir de la información recibida se desplegarán estos equipos allí donde sea necesario, y al de los GEAS, Grupo Especial de Actividades Subacuáticas, que pasarían a actuar cuando se derive la necesidad tras el uso de los drones.

Así mismo con estos drones se pretende incrementar la protección portuaria y del tráfico marítimo con reconocimientos orientados a la seguridad. La adquisición de estos equipos ha sido sufragada al 80% dentro del marco del programa de ayudas EUAF 2021 (Union Anti-Fraud Programme) de la OLAF de la Unión Europea y el 20% restante por la Guardia Civil.