El transporte contribuye al crecimiento de la economía vasca

La economía vasca creció en el tercer trimestre del 2022 un 3,8% interanual, según datos del Instituto Vasco de Estadística (Eustat). El análisis por el lado de la oferta sugiere que los tres sectores principales registraron tasas de variación notables, especialmente en los servicios (4,3%), gracias al impulso del apartado que engloba al comercio, la hostelería y el transporte (9,9%).

La economía vasca, en zona de “crecimiento sólido” desde abril del 2021

Por otro lado, las cuentas económicas también ofrecen una estimación de la evolución del empleo, con un aumento interanual del 2%, que se traduce en unos 19.600 empleos nuevos. Eso significa que el total de puestos de trabajo de la economía vasca ronda el millón y que se recuperan las cifras del 2008.

Crecimiento sólido de la economía vasca en 2022

La economía vasca se mantuvo en noviembre en la zona de “crecimiento sólido”, al continuar por encima de 100 puntos, en el marco de un proceso de suave desaceleración que se aprecia en los últimos meses y que ha experimentado en noviembre un efecto más acusado.

En concreto, el pasado mes alcanzó el valor de 108,9 puntos, más de ocho puntos menos que en octubre, cuando se llegaron a los 117,2 puntos. Estos datos han sido recogidos en el “termómetro” de noviembre elaborado por el Departamento de Economía y Hacienda.

En noviembre, el índice se situó en 108,9 puntos
En noviembre, el índice se situó en 108,9 puntos

La guerra de Ucrania propicia una desaceleración de 22,3 puntos

El indicador refleja cómo se ha producido un ligero repunte de la inversión, pero ha sido contrarrestado por un menor empuje de las exportaciones y cierta debilidad en el consumo privado. Por su parte, no hay variación en el ritmo del sector público Desde la perspectiva de los sectores económicos, todos ellos van perdiendo intensidad a medida que pasan los meses.

Este indicador arrancó el 2022 con 131,6 puntos en enero, alcanzando al mes siguiente el mejor valor del año con 131,9 puntos. Los efectos de la invasión de Ucrania por parte de Rusia el 24 de febrero se dejaron notar ya en el termómetro de marzo, iniciándose desde entonces una desaceleración en la economía mundial que ha tenido su reflejo en la economía vasca, dificultando con ello la recuperación tras la salida de la pandemia.