El alcalde de Valencia muestra su preocupación “por la deficiente situación de las infraestructuras ferroviarias”

El alcalde de Valencia, Joán Ribó, ha enviado a Raquel Sánchez, la nueva ministra de Transportes, una carta transmitiendo su profunda preocupación por la demora de los acuerdos firmados para la realización del túnel pasante que en el 2003 firmó el Ayuntamiento de Valencia, el Ministerio de Fomento y la Generalitat Valenciana.

Ribó ha invitado a Sánchez a visitar la ciudad de Valencia “para conocer sobre el terreno la deficiente situación de las infraestructuras ferroviarias de nuestra ciudad” y, en caso de que no fuera posible, ha instado a la ministra a mantener una reunión para recordarle “los graves retrasos sufridos” en el desarrollo del túnel pasante.

“Su no realización con urgencia puede convertir a nuestra ciudad en el semáforo de Europa a nivel ferroviario”, ha remarcado el primer edil, quien ha señalado que se trata “de una actuación fundamental” para el Corredor Mediterráneo, la finalización de las obras del Parque Central o la mejora de la red de Cercanías, entre otras.

Ribó ha resaltado “los hitos de gran importancia para el proyecto previstos para el 2021 mediante un conjunto de acuerdos con el ministerio”. Así, durante este mes de julio debía empezar la exposición pública del proyecto del canal de acceso y desarrollar el convenio que tiene que sustituir al que se suscribió en el 2003, según el protocolo que en el 2019 establecieron las tres administraciones implicadas.

Por otro lado, el primer edil ha recordado que en septiembre tendría que estar acabado y presentarse el estudio informativo del túnel pasante, junto con la plataforma de alta velocidad Valencia-Castellón, con las diferentes alternativas para la ejecución de estas infraestructuras.

Ribó señala la necesidad de resolver el problema ferroviario de “forma urgente”

Ribó ha puesto de relieve que “excepto Valencia, todas las grandes ciudades españolas disponen de túneles pasantes en los tramos ferroviarios urbanos”, puntualizando que Madrid y Barcelona cuentan con tres y dos túneles respectivamente y “se encuentran en la actualidad en procesos de construcción otras infraestructuras similares”, mientras que Sevilla o Zaragoza, las dos con Cercanías pasantes, “encabezan áreas metropolitanas de menor volumen poblacional y menor complejidad logística que la valenciana. Ninguna de ellas reproduce una situación asimilable a la que tiene que resolverse con urgencia en Valencia”, ha insistido Ribó.

La infraestructura ferroviaria que atravesará Valencia de Norte a Sur es “una actuación fundamental”, ha señalado el alcalde de Valencia, “porque permitirá que la actual Estación del Norte deje de ser un callejón sin salida, se podrán acabar las obras del Parque Central y para la puesta al día del Corredor Mediterráneo”.

El alcalde también ha destacado que “su no realización con urgencia puede convertir a nuestra ciudad en el semáforo de Europa a nivel ferroviario por el colapso inminente de la actual línea férrea entre el Norte y el sur de nuestra ciudad”. Además, la configuración ferroviaria actual supone “una herida en forma de playa de vías que divide la ciudad, un enorme vacío” que impide mejorar la calidad urbana. y “también condiciona la movilidad de toda el área metropolitana”, tal como reflejan los datos sobre utilización de la red de Cercanías, que “en los últimos diez años previos a la pandemia, del 2009 al 2019, ha perdido el 40% de los viajeros”.

Anterior artículoElement Logic automatizará el centro logístico más avanzado de DSV
Siguiente artículoTransmota incorpora a su flota 18 lonas de Lecitrailer