El congreso Smart Ports sitúa a Barcelona en el centro de la colaboración portuaria

La tercera edición de Smart Ports: Piers of the Future se ha consolidado como una experiencia de éxito, a pesar de celebrarse en formato digital, con más de 2.000 espectadores diarios en las emisiones en directo, a los que hay que añadir los congresistas y asistentes al Smart City Expo World Congress que simultaneaba las intervenciones en vivo con retransmisiones online. Promovido por el puerto de Barcelona, el encuentro ha contado con la colaboración de los puertos de AmberesBusanHamburgoLos AngelesMontreal Rotterdam y la participación de organizaciones internacionales de puertos y logística los días 16 y 17 de noviembre. En concreto, Santiago García-Milà, subdirector general de Innovación y Estrategia de Negocio del puerto de Barcelona, agradeció también la participación de los puertos de Londres, Copenhague-Malmoe, Viena y Gotemburgo en las ponencias del congreso.

Smart Ports regresará a Barcelona en el 2022 en un formato presencial – híbrido

Emma Cobos, directora de Innovación y Estrategia Comercial del puerto de Barcelona, intervino en la jornada para resaltar la ambición del puerto catalán para convertirse en hub logístico principal del Sur de Europa y el Mediterráneo. Para ello, se preparan para acoger en el propio puerto “proyectos nacientes relacionados con la blue economy” y también en otros que conlleven alianzas con otros enclaves. Adelantó Cobos que la próxima edición de Smart Ports: Piers of the Future se celebrará el próximo año en Barcelona en un formato “100% presencial” si bien también se mantendrá el modo televisivo para alcanzar un mayor número de interesados.

Santiago García-Milà, subdirector general de Innovación y Estrategia de Negocio del puerto de Barcelona

Santiago García-Milà, subdirector general de Innovación y Estrategia de Negocio del puerto de Barcelona, se ratificó en una próxima edición presencial (e híbrida online) en su intervención de cierre de la jornada. “La afección de la pandemia, el Brexit, el bloqueo en el Canal de Suez y otros elementos han puesto a prueba la cadena de suministro”, dijo García-Milà, pero los puertos han salido adelante aplicando los lemas bajo los que se desarrolla este evento: agilidad, resiliencia, transparencia, sostenibilidad y multimodalidad. A ellos se añaden también la innovación, la digitalización, la colaboración puerto-ciudad, la cooperación, y la economía azul, “un concepto que engloba nuestra actividad”. Dijo que Barcelona seguirá siendo “centro de colaboración” para los smart ports y la cadena de suministro porque “aún queda mucho trabajo por hacer para construir comunidad”.

Chainportal Busan

La segunda jornada del encuentro arrancó con una exposición a cargo del puerto coreano de Busan, con el que el puerto de Barcelona mantiene unas excelentes relaciones y una alianza logística. Se expusieron de forma detallada los cambios que su nueva plataforma logística (Chainportal) está introduciendo en la actividad de la instalación portuaria y de sus principales actores.

Kyung-cheol Park, director de informática del puerto de Busan

El director de informática del puerto de Busan, Kyung-cheol Park, explicó las características de este puerto, que tiene dos sedes (North Port y New Port) separadas por 25 kilómetros. La actividad se está trasladando de uno a otro de forma gradual y se está aprovechando este cambio radical para incorporar la nueva tecnología blockchain para agilizar la comunicación entre los agentes implicados y dinamizar los flujos de información y mercancía, eliminando los cuellos de botella. Park señaló que el puerto de Busan mueve el 75% de los contenedores con origen/destino en Corea, 21,8 millones de teus por año, en base a 14.000 escalas de 50 navieras, que operan con 300 empresas de transportes en 9 terminales.

El flujo de información entre los actores debe cambiar el desde el puerto de Busan se pretende crear una ventanilla única, una aplicación blockchain, en la que la información se comparta mediante un registro centralizado en lugar de que los actores se comuniquen entre ellos. En el 2019 se lanzó el proyecto piloto, para incorporar en el 2020 la tecnología necesaria y en el 2021 se ha lanzado ya el Chainportal que irá admitiendo nuevas funcionalidades en el futuro. Pretenden que la nueva plataforma logística portuaria sea abierta a todos los operadores, de forma que la información sea accesible en cada uno de los pasos de la cadena logística por todos los participantes en la misma.

Hamburgo

El puerto de Hamburgo tuvo una presencia destacada en la segunda jornada del congreso, con las intervenciones de Marius Eschen y Jens Meier, CEO del puerto alemán, para explicar, de un lado las bondades del puerto alemán como “Home Port” para las inversiones, y de otro, la aplicación del programa Mozart para la gestión del tráfico rodado. 

Jens Meier explicó el sistema de gestión de tráficos Mozart

Eschen señaló que el puerto de Hamburgo es “un laboratorio en tiempo real” para tecnologías y procesos aplicados en tierra, mar y aire. Por su parte Jens Meier destacó la incorporación de una tecnología sensórica avanzada para la gestión de los más de 20.000 camiones diarios que trabajan en el puerto. A partir del 2019 se implementó el programa Mozart para optimizar las carreteras existentes, ya que la red viaria no puede crecer infinitamente. El programa recibe la información en tiempo real, desde cámara y sensores, y toma las decisiones más adecuadas para la gestión del tráfico y la apertura de semáforos para que los camiones viajen sin detenerse. A partir del año próximo, se dará un nuevo paso con la introducción en el sistema de datos históricos de tráfico para que, a través de su análisis, Mozart pueda tomar decisiones predictivas y adaptables a cualquier flujo de tráfico o incidencia en la red.

E-Mobility portuaria

La movilidad eléctrica y conectada fue el tema tratado por la mesa de debate en la que intervinieron Pascal Ollivier, como moderador; Friedrich Lehr, director Comercial del puerto de Viena; Albert Likholet, CEO de Global Ports; Gareth Macnaughton, director del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología; y Elvir Dzanic, CEO del puerto de Gotemburgo

Gareth Macnaughton, Friedrich Lehr, Pascal Ollivier y Elvir Dzanic, con la intervención telemática de Albert Likholet

La mesa constató que el movimiento de camiones y tráfico rodado pesado en los diez puertos más importantes de Europa asciende a 40 millones de camiones, una cifra medioambientalmente insostenible. La movilidad de mercancías y pasajeros está cambiando rápidamente y tanto la movilidad personal, la industria automotriz, el ferrocarril e incluso el transporte marítimo avanzan rápidamente hacia la electrificación. Es una solución que ya se está implementado en la distribución de última milla y que debe ampliarse a toda la cadena de suministro. No obstante, la electricidad no es gratuita ni totalmente “verde” y en este campo existe una buena oportunidad de generar negocio y empleo.

Los ponentes debatieron en torno a nuevas iniciativas como las autopistas ferroviarias, redes portuarias, la necesaria preparación para el transporte autónomo del futuro, la cooperación y colaboración de diferentes actores de soluciones multimodales en la cadena de suministro para evitar el principal problema de la logística actual: el transporte de contenedores vacíos.

Colaboración y cooperación portuaria

La dicotomía entre competencia y colaboración fue el hilo conductor de la mesa redonda en la que, bajo la moderación de Pascal Ollivier, intervinieron Paul Walter, del puerto de Rotterdam; Luc Arnouts, del puerto de Amberes; Barbara Scheel, CEO del puerto de Copenhague-Malmoe; y la directora general adjunta del puerto de Busan, Jinsun Shin, de forma telemática.

Paul Walter, Luc Arnouts, Pascal Ollivier y Barbara Scheel, en presencial, con Jinsun Shin, vía online

Jinsun Shin dijo que el puerto de Busan colabora con otros enclaves para proveer una “pista de aterrizaje” para las empresas coreanas en otros países y destacó la especial relación con el puerto de Barcelona, con la creación de una joint-venture a largo plazo, que provee de estabilidad colaborativa a las empresas de ambos países, permitiendo a Barcelona convertirse en su hub del Sur de Europa. También explicó su relación con el puerto de Rotterdam, donde construyen infraestructuras de almacenaje conjuntas. El puerto neerlandés tiene una larga historia de cooperación, según dijo Paul Walter, pero en esto momentos se prepara para “subir de nivel” compartiendo su información con otros puertos y operadores globales para atender a clientes que trabajan en diversos puertos, algunos muy cercanos físicamente.

Barbara Scheel mostró la experiencia no ya de colaboración, sino de fusión entre dos puertos distintos, de dos países diferentes que incluso no comparten moneda. Se trata de un impulso político que llevó a una fusión entre los puertos de Copenhague (Dinamarca) y Malmoe (Suecia) que está resultando un ejemplo a seguir.

Emma Cobos, directora de Innovación y Estrategia Comercial del puerto de Barcelona

En este sentido también se expresó Luc Arnouts que explicó el proceso de fusión entre el puerto de Amberes y el de Zeebrugge, siguiendo las recomendaciones de la IAPH de 1995. En su opinión, los puertos pueden competir entre sí, pero también colaborar en aspectos puntuales, compartiendo experiencias y tecnologías, ya que “las coaliciones pueden prevenir futuras crisis” tanto económicas como logísticas.

Optimización y resiliencia en el puerto de Los Angeles

Los acontecimientos recientes han puesto a prueba la fortaleza de las cadenas de suministro y la pandemia ha mostrado su fragilidad. La digitalización puede devolver la certeza a la cadena de suministro y en el puerto de LA han puesto en marcha una plataforma digital que ofrece un modelo de mejora continua de la cadena de suministro a través de la estabilidad, la previsibilidad y la gestión de excepciones cuando sea necesario, según explicó Soufyane Meftah, de Wabtec Corporation.

Lance Kaneshiro y Soufyane Meftah

En lo referido a la seguridad informática, Lance Kaneshiro, director de informática del puerto de Los Angeles, dijo que se está implementando un Centro de Resiliencia Cibernética de Puerto (CRC), una primera solución de defensa cibernética de la comunidad portuaria. Centrado en detectar y proteger contra ataque cibernéticos que puedan afectar el flujo de mercancías, se espera que el CRC también mejore en gran medida la calidad, cantidad y velocidad del intercambio de información cibernética dentro de la comunidad portuaria. Se trata de conseguir una respuesta corporativa, un «sistema de sistemas» para toda la comunidad portuaria para ayudar a la defensa de los equipos informáticos y también como copia de respaldo en el caso de un ciberataque.