El CPEV pone en marcha un plan de contingencia

El Centro Portuario de Empleo de Valencia (CPEV), las terminales que operan en el puerto de Valencia y el comité de empresa han acordado la puesta en marcha de un plan de contingencia para hacer frente al impacto del coronavirus en el puerto de Valencia.

Así, empresa y trabajadores han consensuado una serie de medidas de carácter preventivo, de cara a minimizar los riesgos para el personal portuario y garantizar la prestación del servicio público de manipulación de mercancías en el puerto de Valencia, adaptándose en cada momento a las instrucciones y recomendaciones que dicten las autoridades sanitarias.

Entre las medidas acordadas, y como instrucción general, junto al uso de los Equipos de Protección Individuales (EPIs) habituales, se recomienda extremar las medidas de higiene. Así, se suspende temporalmente el uso de la huella digital en los accesos y se instalarán, en función de su disponibilidad a la hora del abastecimiento, dispensadores de gel o medios de higiene alternativos en las entradas y zonas de intercambio de documentación.

La dirección del Centro Portuario de Empleo de Valencia y las terminales portuarias acuerdan con el comité de empresa un paquete de medidas en respuesta a la crisis del coronavirus

El plan de contingencia también recomienda evitar las aglomeraciones de personal en el relevo, así como el desplazamiento mediante autobuses en toda la zona.

En el trabajo abordo, se minimizará, en la medida de lo posible, el contacto con la marinería y siempre en base a los criterios que establezca la terminal, en los barcos de coches se intentará reducir la ratio de conductores por furgoneta y se evitarán cambios de furgonetas.

Respecto al uso de maquinaria, las terminales extremarán su limpieza, con especial relieve en las cabinas, aparatos de comunicación por radiofrecuencia, y superficies en las que exista contacto por parte del trabajador.

Por otra parte, en el Centro Portuario se suspenden las acciones formativas que impliquen acumulación de personas en espacios reducidos y se pone a disposición del personal portuario la atención del servicio médico para asesorar al colectivo.

El plan de contingencia consensuado también contempla reducir la presencia del personal CPE al máximo, por lo que todas las gestiones posibles se realizarán por vía telemática; flexibilizar los criterios para facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar ante el cierre de los colegios y restringir la atención al público, limitándola a los asuntos urgentes.

Además de preservar la salud del personal portuario, el objetivo del Plan es garantizar la prestación del servicio de manipulación de mercancías en el Puerto de Valencia

Por último, tanto la dirección del CPEV como las empresas y el comité de empresa mantendrán una interlocución permanente para adaptar estas medidas a la situación que en cada momento se presente y recomienden las autoridades.

Para ello, se ha procedido a la creación de un comité de crisis que ya ha adoptado diversas medidas de conciliación para mitigar el esfuerzo que está realizando el personal portuario. Entre estas medidas se encuentra la habilitación de turnos fijos para el cuidado de hijos y personas dependientes o la finalización anticipada de las jornadas de trabajo para evitar la coincidencia en las zonas de cambios de turno de los trabajadores/as que finalizan jornada y los que la inician, así como que las empresas dispongan de tiempo para la limpieza de maquinaria.

Anterior artículoPiden un protocolo sobre cómo actuar en el reparto y en las operativas de carga y descarga
Siguiente artículoEl tráfico del puerto de Valencia crece un 5,5% en febrero