El e-commerce, y su logística, han avanzado 10 años en dos meses

La Organización Empresarial de Logística y Transporte, UNO, ha celebrado un nuevo webinar en torno a «La logística ante el nuevo boom del e-commerce”, con la participación de responsables de empresas del transporte, como SEUR y CTT Express, y proveedores de productos, como FitnessDigital, MediaMarkt y Zooplus. El evento, presentado por el presidente de UNO, Francisco Aranda, y moderado por el periodista Arturo Criado, reunió frente a la pantalla a más de 260 asistentes virtuales.

Aranda destacó que el e-commerce se ha multiplicado en tiempo de coronavirus y ha creado un “flujo más que tenso, como un Black Friday continuo” que conlleva a unos altos costes logísticos, desde la producción, planificación, almacenaje y distribución. En este sentido, el presidente de UNO enumeró las cuatro necesidades en el área logística, como son la flexibilidad, la financiación, la fiscalidad y la competencia leal.

Flujo tenso en dos fases

Los distintos oradores coincidieron en diversos puntos como que los problemas de abastecimiento comenzaron con la llegada del Año Nuevo Chino y siguieron con el cierre de la población y la economía. Señalaron dos fases, distintas para cada grupo, que fueron la de un alza de pedidos en un primer momento, con su consiguiente atasco logístico y roturas de stock, y una situación más normalizada, con unas compras menos compulsivas y que coincidió con la mejor respuesta profesional de los operadores y transportistas.

Webinar de UNO sobre e-commerce

Imanol Ruiz, de FitnessDigital, felicitó a los proveedores logísticos que “con su esfuerzo y profesionalidad” han conseguido mantener el flujo de mercancías, mientras que Miguel de la Hera, de Zooplus, que ya operaba todo su volumen por medios digitales, observó un gran incremento de sus ventas y se decidió por “la fidelización de sus clientes” antes que por la contratación de nuevos que pudieran abocar a un peor servicio. Por su parte, Iván Gonzalo, de MediaMarkt, tuvo que lidiar con el cierre de sus más de 80 tiendas físicas al tiempo que se incrementaban los pedidos de equipos “necesarios en la era del teletrabajo”. Ahí, su “entrenamiento en los Black Friday anteriores” sirvió para, con esfuerzo y la ayuda de sus operadores logísticos, dar “un servicio adecuado” a las expectativas de sus clientes.

En la parte de los operadores, Benjamín Calzón, de SEUR, y Álvaro Herrera, de CTT Express, coincidieron en que se ha vivido una situación atípica, “una lección de vida”, dominada por la incertidumbre y por un crecimiento muy rápido en un mercado difícil. Ambos explicaron la dificultad de contratación de personal y de la compra de EPIs para sus operarios, pero se han podido adaptar a la “nueva realidad”, manteniendo la distancia de seguridad entre sus empleados, al teletrabajo y a las entregas sin contacto.

Futuro incierto

El nuevo escenario con la desescalada del confinamiento y el regreso a la “cuasi normalidad” plantea otro tipo de retos, como si se mantendrá la demanda, los problemas en el reparto de última milla o la minimización de la huella de carbono. Según Benjamín Calzón, los hábitos de compra han cambiado, el proceso digital se ha acelerado diez años y ha llegado para quedarse”. No obstante, las inversiones que conlleva y la incertidumbre ante el ritmo de crecimiento del e-commerce supone “car un salto” logístico. Por su parte, Álvaro Herrera dijo que la vuelta a la normalidad traerá también un mayor uso de los puntos de conveniencia pero ambos concluyeron que “no hay capacidad para mantener el ritmo actual de entregas” con el tráfico habitual de las ciudades y las personas en sus puestos de trabajo. Así, “se impone una entrega por franjas horarias, con distintas tarifas” según la urgencia.

Imanol Ruiz, Iván Gonzalo, Álvaro Herrera, Miguel de la Hera, Benjamín Calzón y Arturo Criado

En lo referido a la huella de carbono, que con el reparto a domicilio puede crecer de forma exponencial, tanto Calzón como Herrera coincidieron en que se va a acelerar la transformación de la flota hacia modelos “green” (eléctricos, en bicicleta o a pie) y en que los nuevos hábitos de compra conllevarán también un cambio en las infraestructuras de recogidas. No obstante, el modelo colaborativo en la última milla, propuesto por Iván Gonzalo, se acogió con reticencias porque “puede ser una solución, pero debe ser muy ágil y transparente”.

Anterior artículoEl puerto de Algeciras activa un sistema de licitación electrónica
Siguiente artículoAccidente mortal en el puerto de Bilbao