El ecommerce produce cada año en Catalunya el CO2 de 400.000 coches

Cuando compramos a través de Internet, estamos asumiendo unos costes ambientales de los que a menudo no somos conscientes. Los jóvenes son uno de los colectivos de la sociedad con mayor conciencia ecológica y medioambiental para tener un futuro sostenible. Sin embargo, la gente joven también es uno de los principales consumidores del ecommerce que según un estudio de la Generalitat y la ATM, solo en Catalunya, genera cada año tanto CO₂ y óxidos de nitrógeno como 400.000 coches durante todo un año.

Por este motivo, la Autoritat del Transport Metropolità (ATM) y el Departament de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat lanzan una campaña para sensibilizar la sociedad, y especialmente las personas jóvenes, sobre las consecuencias medioambientales asociadas al comercio electrónico y fomentar, así, un modelo de comercio sostenible. ¿Estaremos en el lugar de entrega, para evitar así un desplazamiento innecesario? ¿Seguro que necesitamos que el pedido llegue hoy mismo? ¿Tenemos una alternativa de proximidad? Son algunas de las reflexiones que pueden ayudar a minimizar el impacto medioambiental del comercio en línea.

La campaña, con el slogan: «La compra es en línea. La contaminación, no», está enfocada fundamentalmente a un público joven y busca precisamente generar estas reflexiones para promover un comportamiento responsable en el comercio electrónico. Un consumo consciente, en que la persona consumidora valore las diferentes posibilidades antes de hacer la compra y tenga presente los costes medioambientales en el momento de decidir el plazo de entrega, si puede agrupar los diferentes pedidos, utilizar puntos de recogida o si puede optar por el comercio de proximidad para aquella compra.

Cada segundo, 3 entregas

En los últimos años, la importancia del comercio electrónico ha aumentado notablemente, y con la situación generada por el Covid-19 todavía se ha incrementado más, con el consecuente impacto negativo en la calidad del aire. Antes de la pandemia, en Catalunya el ritmo de crecimiento del comercio electrónico era de entre un 20%y un 25% anual, con un volumen de 53 millones de compras que comportaba alrededor de 39 millones de desplazamientos, de los cuales 9 millones eran innecesarios, es decir, retornos o ausencia del receptor. En Catalunya, cada segundo se hacen 3 entregas. Toda esta logística supone 400.000 toneladas/año de C02 y 1.700 toneladas de NOx. O el que es el mismo: para compensar estas emisiones, 1.500.000 personas tendrían que dejar de utilizar el coche y usar la bicicleta por sus desplazamientos dentro de la ciudad durante todo un año.

La ATM, movilidad más allá del transporte público

Esta campaña se enmarca dentro del Plan Director de Mobilitat de la Autoritat  del Transport Metropolità. El PDM 2020-25, aprobado recientemente, tiene por objeto planificar la movilidad del ámbito del Sistema Integrado de Movilidad Metropolitana de Barcelona (SIMMB), teniendo presente todos los modos de transporte, el pasaje y las mercancías, y por tanto, también el comercio electrónico. El aumento importante de las ventas online comporta dos retos principales, a nivel de movilidad: por un lado, este va ligado a un fuerte incremento de la distribución urbana de mercancías, hecho que supone un reto de planificación y gestión. Pero también supone un aumento de los costes ambientales, y es en este sentido que la ATM, impulsa esta campaña conjunta con el Departament de Territori i Sostenibilitat. Porque el objetivo es conseguir una movilidad sostenible, saludable, inteligente, productiva, fiable, segura y eficiente, y que lo sea en todos los campos: desde el transporte público, hasta la logística.

Anterior artículoEl tráfico del puerto de Santander se dispara en noviembre
Siguiente artículoUNCTAD mejora las previsiones y sitúa la caída del valor del tráfico mundial en un -5,6%