El hidrógeno se abre paso como combustible en los puertos

Josep Sanz, del Equipo de Innovación y Desarrollo del Clúster de la Fundación Valenciaport, ha participado en el quinto de los webinars que la propia fundación ha organizado como consecuencia de la crisis del Covid-19. El tema tratado en esta ocasión ha sido el uso de la tecnología del hidrógeno en el sector marítimo.

Para Josep Sanz, este tipo de tecnología en los puertos puede resultar muy útil en un momento en el que existe un alto interés por la producción de energías renovables, principalmente en los países del Norte de Europa. Al mismo tiempo, ha señalado que el hidrógeno es desde el punto de vista tecnológico la mejor vía para trasladar a tierra toda la energía que se genera en los puertos.

“En los puertos también hay industria, el gran consumo de estas industrias puede permitir tener hidrógeno a precios competitivos, hay interés de los puertos en el camino por reducir su impacto y continuar instalando fuentes de energías renovables. También hay un consumo energético intensivo y entre las opciones tecnológicas 0 emisiones el hidrógeno tiene ventajas en autonomía y rapidez de carga”, según Sanz.

Sanz también ha apuntado que en el caso de que se consiga generar un ecosistema de hidrógeno en los puertos, estos pueden ser capaces de trasladar todo ese ecosistema a las ciudades a las que pertenecen. “Puede permitir tener por ejemplo una flota de autobuses o taxis en la ciudad que funcionen con hidrógeno y de 0 emisiones”.

En cuanto a su aplicación en los buques, Sanz ha indicado que el hidrógeno puede conseguir un buque 0 en emisiones. “Ahora mismo hay una barrera de potencia, en ciertos buques las potencias son significativas y por ello no es planteable por ejemplo en los cruceros con 5 megavatios, suministrar esta cifra con hidrógeno a corto plazo no es posible pero si para otras aplicaciones. Es una opción interesante que va a tener recorrido en los próximos años”.

Según Sanz, en la actualidad nos encontramos inmersos en un contexto de incertidumbre y en un periodo de pruebas en el que se están realizando inversiones elevadas en diferentes proyectos, lo que significa las buenas perspectivas que tiene este elemento químico en el entorno portuario.

En referencia a la seguridad en el almacenamiento y en la manipulación del hidrógeno, Josep Sanz ha señalado que como combustible existen riesgos inherentes. “Nos llama la atención porque es desconocido y no estamos acostumbrados a tenerlo a nuestro alrededor, sin embargo está dentro de la normalidad ir a la gasolinera, obtener una botella de butano o tener una instalación de gas natural que se mete en nuestra cocina. Todo tiene su peligro pero todo lo desconocido aumenta la percepción del riesgo. Los riesgos se minimizan mediante la tecnología, al igual que sucede con otros combustibles”.

La Fundación Valenciaport coordina el proyecto H2PORTS, una iniciativa en la que se probará por primera vez en Europa dos maquinarias de terminal mediante el uso del hidrógeno

Para Sanz, la viabilidad económica de este elemento va a depender de que se pueda producir a grandes escalas y a bajo precio, por lo que va a ser importante tanto la existencia de grandes proyectos relativos al hidrógeno como la generalización de su uso. “Ahora mismo es caro, el precio por kilowatio es significativamente mayor que el de otras alternativas, por eso se están financiando proyectos como H2PORT”.

Posteriormente, ha apuntado que en estos momentos ya hay precios adecuados y rentables en determinados nichos de mercado, como es el caso de las carretillas de 0 emisiones, en las que si bien su adquisición es menos económica, reduce notablemente los costes operativos.

“El escenario puede cambiar si se comienza a penalizar el CO2 que emiten otras alternativas o el óxido de nitrógeno en entornos urbanos y ello repercute en el precio de estos combustibles”.

Proyecto H2PORT del puerto de Valencia

Para Sanz, en el proyecto H2PORT lo que se plantea es probar por primera vez en Europa dos maquinarias de terminal utilizando hidrógeno y de 0 emisiones.  Una reach stacker y un terminal tractor que se utilizarán en la terminal de MSC y la terminal Europa de Grimaldi, respectivamente, coincidiendo en el tiempo y realizándose en condiciones de trabajo normal durante dos años.

“Para ello van a necesitar un sistema de suministro específico que va a ser una estación móvil, en el que la hidrogenera será la que vaya a buscar el punto al que debe suministrar”, ha indicado Sanz.

Se trata de un proyecto que cuenta con importantes socios,  en el que ha sido fundamental la aportación de MSC y Grimaldi, y en el que la Fundación Valenciaport forma parte del mismo ejerciendo funciones de coordinación. “La planificación que teníamos se va a retrasar por la situación actual, ahora mismo tenemos la intención de tener los equipos ya operativos y funcionando a mediados de 2021, terminándose las pruebas a mitad de 2023”.

El hidrógeno, el elemento más ligero y abundante de la naturaleza

En la primera parte del webinar, Josep Sanz ha realizado una breve explicación de las características del hidrógeno. Se trata del elemento más ligero y abundante de la naturaleza (hasta el 75 % de todo el universo es hidrógeno, estando presente en una gran parte de la tierra, puesto que forma parte del agua). Al ser un elemento ubicuo, se encuentra en los seres vivos, en las proteínas, en los hidratos de carbono o en los aminoácidos, entre otros.

Josep Sanz ha indicado que, “aunque está en muchos sitios, tenemos que encontrar aquellos que sean más adecuados para extraerlo. Hay varios caminos, uno es el deseado, mediante fuentes renovables, en el que se coge una molécula de agua y se romper en dos partes, este camino, conocido como el hidrógeno verde, es donde queremos ir.  Sin embargo, la realidad es que el camino más común es mediante un proceso termoquímico que se llama reformado catalítico, en el que se utilizan combustibles fósiles como el gas natural, el carbón o el petróleo”.

El hidrógeno se puede generar, transportar y utilizar en multitud de aplicaciones. De hecho, ya se está utilizando en autobuses urbanos y carretillas y se han diseñado vehículos en los que se usa este elemento. También tiene sus potencialidades en aplicaciones del hogar como el calentador y es un compuesto muy utilizado en la industria, principalmente en el sector petroquímico o en la producción de amoniaco y la metalurgia.

“Hay mucho interés en potenciar esta vía, puesto que las industrias que utilizan hidrógeno son muy intensivas y piden mucho hidrógeno”, ha indicado Josep Sanz.

Por último, Sanz ha destacado que “si la producción es renovable podemos conseguir la reducción de gas invernadero, es una tecnología que es madura pero aún es cara y hay un sector industrial europeo muy potente que está interesado, además se puede producir energía de forma local, reduciendo la dependencia de otras formas de energía”.

La sesión ha finalizado con un turno de preguntas moderado por José Andrés Giménez, director de Logística Portuaria de la Fundación.

El ciclo de webinars de la fundación continuará el próximo 13 de mayo con la participación de Jorge Lara, integrante del Equipo de Innovación y Desarrollo del Cluster de la Fundación Valenciaport, en el que se tratarán las posibilidades de la economía circular en el puerto de Valencia.

Artículo anteriorLa formación logística se prepara para entrar en el Siglo XXI
Siguiente articuloA Coruña reanuda las obras del nuevo muelle del puerto exterior