El metro a punto de llegar al interior del puerto de Barcelona

Parece que por fin los trabajadores del interior del puerto de Barcelona y de la ZAL podrán llegar hasta sus empresas con la L10 Sur del metro después de Semana Santa. La finalización de las obras de esta nueva y demandada alternativa de transporte público, fue anunciada por el conseller de Territori i Sostenibilitat de la Generalitat, Damià Calvet, quien manifestó que los trabajos de las tres estaciones del viaducto de la L10 Sur concluirán el 22 de marzo para que, a continuación, TMB efectúe las pruebas de circulación previas a la puesta en funcionamiento del nuevo tramo, el próximo abril.

Las estaciones de metro que entrarán en servicio son: Port Comercial/La Factoria, Ecoparc y ZAL/Riu Vell

Calvet hizo el referido anuncio durante una visita a los últimos trabajos de arquitectura e instalaciones que se están llevando a cabo en el tramo final de la L10 Sur, acompañado de la regidora de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona y presidenta de TMB, Rosa Alarcón. Son las estaciones de Port Comercial/La Factoria, Ecoparc y ZAL/Riu Vell, tres de las cuatro que la línea de metro tiene situadas en el viaducto de la Zona Franca.

Estas estaciones se encuentran en el barrio de la Marina del Prat Vermell del Distrito de Sants-Montjuïc de Barcelona y junto con la ya existente de Zona Franca, darán servicio a la Zona Franca industrial. Se prevé que el volumen de usuarios del conjunto de las nuevas tres estaciones supere el millón de viajes anuales. Esta cifra supone un ahorro en emisiones de 289 toneladas anuales de CO2 equivalente, que corresponde a las emisiones de CO₂ que generan, de recorrido medio, 62.500 vehículos circulando en un día. El presupuesto de los trabajos que restaban para poner funcionamiento estas estaciones es de 10,5 millones de euros.

El conseller Calvet enmarcó estas obras en “la finalización de la L9, que permitirá enlazar la parte Norte del área de Barcelona” y puso de relieve que en esta legislatura pasada, con la puesta en funcionamiento de cinco estaciones de la L10 Sur y ahora, con la reanudación del tramo central, “damos un impulso definitivo y, en la buena dirección, a la L9”. Además de la apuesta por la movilidad sostenible, el conseller también puso en valor la apuesta que esta actuación supone para la transición energética, puesto que incluye la instalación de paneles fotovoltaicos en las cubiertas de las estaciones, que permitirán generar energía procedente de una fuente renovable.

Estaciones en viaducto

Las tres nuevas estaciones y la de Zona Franca, que entró en funcionamiento hace un año, se elevan en viaducto prácticamente durante 3 kilómetros a lo largo de la calle A de la Zona Franca, y, por tanto, el metro discurre en superficie, mientras el resto
de estaciones del sistema L9/L10 son soterradas.

Paneles fotovoltaicos en la cubierta

Actualmente, están en ejecución las obras para la instalación de paneles fotovoltaicos en las cubiertas de las 4 estaciones del viaducto de la línea L10 Sur, con una inversión prevista de 400.000 euros. Las de la primera estación, Zona Franca, han quedado instaladas recientemente y se encuentran en fase de pruebas. En las otras 3 estaciones del viaducto, los trabajos están en curso con la previsión que estén terminados cuando entren en funcionamiento las nuevas estaciones.

En cada una de las estaciones, la superficie de cubierta disponible es de unos 500 m² en la cual se podan instalar más de 100 placas, lo que supone una aportación anual de energía en el conjunto de las cuatro estaciones de 200.000 kWh/año, lo que supondrá una reducción de 40 toneladas de CO2 equivalente en el sistema de producción energética.

Esta medida forma parte de una operación para la generación de energía de proximidad, más eficiente, a través de instalaciones fotovoltaicas, que se completará con la instalación de paneles en la cubierta de los talleres de Zona Franca.

En este espacio, la energía obtenida será mucho más elevada y se podrá conectar en la red de distribución interna de la L9/L10.
Con 4.850 placas solares, lo que supone una superficie de 9.700 m², se generarán unos 2.743.000 kwh/año, que equivale a una reducción de 661 toneladas de CO2 equivalente en el sistema de producción energética. La potencia que se producirá será un 3% de la que consume anualmente la L9-L10 (99 millones de kwh).

El mapa marca las tres nuevas estaciones que conectarán con el interior del puerto de Barcelona y su ZAL

En estos momentos, el proyecto constructivo correspondiente a esta obra, que supondrá una inversión estimada en 2,5 millones de euros, está en redacción. Se prevé que estos paneles entrarán en funcionamiento en el 2022.

De este modo, todo el proyecto comportará la instalación de más de 5.000 paneles fotovoltaicos repartidos en cerca de 2 hectáreas, que generarán una energía de 3 millones kwh/año. Esto equivale a una reducción de 701 toneladas anuales de CO2 equivalente en el sistema de producción energética. Esta cifra corresponde a las emisiones de CO2 que generan de recorrido mediano 151.000 vehículos en un día.

Energías renovables en la L9/L10

Por otro lado, la empresa pública Ifercat, adscrita al Departament de Territori i Sostenibilitat ha iniciado la licitación del suministro eléctrico para las líneas 9 y 10 del metro, por un importe de cerca de 7,8 millones de euros, un plazo de 12 meses y un consumo estimado de 101,8 GWh/año. El pliego de cláusulas establece que el 100% de la energía suministrada provenga exclusivamente a partir de fuentes de energía renovable.

Por otro lado, un mínimo del 25% de esta energía será de origen fotovoltaico, a pesar de que en la licitación se incluyen mecanismos para que este porcentaje pueda llegar al 100%. Con independencia de su origen concreto, la reducción de emisiones que comportará la contratación del suministro respecto al mix energético será equivalente a 24.525 toneladas de CO2.

Artículo anteriorEl puerto de Tarragona presenta dos aplicaciones para la búsqueda de trabajo
Siguiente articuloEl CZFB participa en la constitución de una red de centros de alta tecnología