El Port Vell volverá a iluminar la Navidad de Barcelona

Del 2 de diciembre al 6 de enero el muelle de Bosch i Alsina (también conocido como el de la Fusta) acogerá Nadal al Port, segunda edición del acontecimiento navideño del Port Vell de Barcelona, que el año pasado se convirtió en uno de los puntos de referencia de estas fiestas en la ciudad.

Este año, y debido a las circunstancias provocadas por la pandemia de la Covid-19, el puerto de Barcelona ha priorizado la seguridad ante todo. Así, se ha decidido apostar por un acontecimiento centrado en una espectacular iluminación navideña, que permitirá cumplir ampliamente con las medidas preventivas ante la Covid-19.

Una combinación de tradición y modernidad por tierra y mar

La luz y el color llenarán el Port Vell de Barcelona tanto por tierra como por mar con una combinación de tradición y modernidad. Un espectacular árbol led de 31 metros de altura, el más alto de nuestro país, configurará el elemento central y de visita para el ciudadano, ofreciendo cada tarde un espectáculo luminoso al ritmo de la música.

Un pesebre acuático y la representación de la llegada de los reyes magos de Oriente iluminarán la lámina de agua frente al muelle de la Fusta. Además, atracados en el muelle, estarán los barcos históricos del Museu Marítim de Barcelona engalanados. El muelle de Bosch i Alsina se convertirá en un bulevar de luces, convirtiéndose una calle más de la ciudad de Barcelona.

Control de acceso con QR y personal de seguridad

Para garantizar la seguridad del todos los visitantes en el espacio de Nadal al Port, se ha previsto un estricto protocolo con medidas de higiene, distanciamiento social y limitación de aforo para acceder al árbol de Navidad.

Se habilitará un recorrido cerrado y unidireccional que será controlado por personal de seguridad que requerirán un código QR a los visitantes, que podrán conseguirlo a través de unos paneles situados en los accesos, y que permitirá controlar el aforo en todo momento.

El puerto de Barcelona se suma, un año más, a la celebración de la Navidad en la ciudad con el objetivo de convertirse en un espacio de encuentro, fortalecer la relación puerto-ciudad y contribuir a la dinamización social, cultural y económica del territorio.

Anterior artículoDe la revolución del vapor a los buques autónomos
Siguiente artículoNuevo compás de espera en la huelga de la estiba en el puerto de Bilbao