El proyecto de la straddle carrier de GNL del puerto de Barcelona reduce emisiones y el 11% en combustible

El puerto de Barcelona, APM Terminals Barcelona, Applus IDIADA, HAM y Naturgy concluyen el piloto para testar la viabilidad del gas natural como combustible en maquinaria portuaria desarrollado dentro del proyecto CORE LNGas hive

El puerto de BarcelonaAPM Terminals Barcelona, Applus IDIADA, HAM y Naturgy han concluido recientemente el proyecto piloto para testar la viabilidad del gas natural como combustible en maquinaria portuaria. El proyecto, consistente al transformar una  straddle carrier de APM Terminales Barcelona para su uso con gas natural, ha acabado con buenos resultados respecto a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), concretamente CO y CO₂, certificando una reducción de las mismas en comparación con las máquinas que funcionan con diésel.

En banco de pruebas, la reducción del consumo de combustible ha sido de un 11%, lo cual puede ser un estímulo económico para la transformación o compra de nuevas máquinas que funcionen con gas natural. Las emisiones de hidrocarburos totales también se reducen con el uso de gas natural como combustible, según las pruebas realizadas con la straddle carrier de APM Terminales Barcelona. Para conseguir, además, una disminución de los óxidos de nitrógeno, las pruebas concluyen que sería necesaria la instalación de catalizadores en la máquina.

El proyecto de transformación de la straddle carrier a gas natural, que se inició el enero del 2016 y que ha contado con un presupuesto de 1,22 millones de euros, se engloba dentro del proyecto CORE LNGas hive, coordinado por Enagás, en el cual participan otros 42 socios y que incluye 25 actividades, 14 de ellas estudios y 11 proyectos piloto. El proyecto CORE LNGas hive tiene un presupuesto global de 33,3 millones de euros y está cofinanciado al 50% por el programa CEF de la Unión Europea.

YouTube video
Proyecto Straddle Carrier – CORE LNGas hive

Dentro de las actividades del proyecto de transformación de la straddle carrier, Applus IDIADA, multinacional catalana líder al sector de la ingeniería y homologación para el sector de la automoción, se ha encargado de modificar el motor diésel para su uso con gas natural. Para lo cual, se ha modificado la cámara de combustión, se han instalado los inyectores de gas, el colector de admisión, el turbocompresor y el catalizador MOC, este último para el tratamiento de las emisiones de CH4 y CO. El sistema electrónico de control se desarrolló partiendo de cero, desde la ubicación de los sensores y actuadores hasta la calibración del motor. En la fase de puesta a punto de la máquina, la calibración se adaptó para coordinar la operativa de los motores. Durante las pruebas, realizadas en el banco de pruebas de IDIADA y a las instalaciones de APM Terminales Barcelona, se comprobó que el motor transformado al 100% a gas natural proporciona las prestaciones necesarias para el funcionamiento de la máquina y reduce las emisiones contaminantes. IDIADA realizó pruebas de medición de emisiones con equipos portátiles PEMS (Portable Emissions Measurement System).

Grupo HAM, con sede central en Abrera (Barcelona), empresa líder en el servicio integral de gas natural licuado y gas natural comprimido, tanto en industrias como en entornos móviles-vehiculares o en el sector marítimo, instaló el depósito de GNL de 600 litros, así como todo el sistema de cañerías para alimentar el motor transformado. También se encargó de los abastecimientos de GNL utilizando una nueva estación de servicio móvil para el suministro del combustible, desarrollada para operar en diferentes ubicaciones con todas las medidas de seguridad. El sistema es 100% compatible con el uso de gases renovables, por lo cual el GNL podría sustituirse por BioGNL, prácticamente neutro en emisiones de CO₂.

La compañía energética Naturgy, líder del sector gasista español y en innovación de nuevos usos y aplicaciones del gas, llevó a cabo el estudio de logística de suministro de GNL, tanto a nivel técnico como económico. Estudiar las diferentes alternativas de suministro en la maquinaria de terminal es un punto crítico del proyecto, puesto que el suministro a una máquina de estas características, que no puede utilizar las vías urbanas para trasladarse a una gasinera externa, no es una tarea sencilla. Finalmente, la opción más viable ha sido el uso de la estación móvil desarrollada por HAM.

APM Terminales Barcelona, del grupo A.P.Moller-Maersk, líder logístico con terminales de contenedores a los principales puertos mundiales, se ha encargado del acoplamiento y puesta en marcha de la straddle carrier transformada, sin afectar a la operativa de la terminal ni aumentar los riesgos para los trabajadores portuarios. Por todo esto, se han desarrollado los diferentes estudios de riesgos que determinan la viabilidad del uso del gas natural aplicando las correspondientes medidas de seguridad, como puede ser mantener una distancia de 25 metros durante los abastecimientos de GNL. La máquina podría funcionar dentro de la operativa habitual de la terminal, con autonomías similares al diésel.

El puerto de Barcelona ha coordinado el proyecto, tanto técnicamente como económicamente, y ha desarrollado los estudios de seguridad. La reducción de emisiones contaminantes y de gases invernadero es una de las prioridades del puerto de Barcelona, en sintonía con los objetivos de la Unión Europea y de la Organización Marítima Internacional. El puerto de Barcelona apuesta por la introducción de nuevos combustibles limpios, como el hidrógeno, el biometano o el amoníaco, tanto para los buques como para la maquinaria de terminal o el transporte terrestre, participando en diferentes proyectos europeos de I+D+I.