El puerto de Baiona recibe sus nuevas grúas de alta capacidad

El puerto de Baiona se prepara para recibir dos nuevas grúas portuarias que se instalarán en ambas riberas del estuario del río Adour. Se trata de una inversión estratégica que tiene como objetivo el incremento y el desarrollo del tráfico portuario.

El mes de agosto no será de vacaciones en el puerto de Baiona. Los primeros días verán la llegada de dos nuevas “inquilinas” en el vecindario. Se trata de dos grúas portuarias eléctricas que vienen a reforzar el parque de estiba de la instalación vascofrancesa. 

Es preciso remontarse al pasado 11 de abril de 2018, cuando el presidente de la Cámara de Comercio e Industria (CCI) de Baiona-País Vasco, André Garreta, firmó con Leopold Berthold, director general de Liebherr, el acuerdo de adquisición de dos grúas portuarias para el puerto de Baiona por un montante de 9 millones de euros. La compra de ambas máquinas ha sido posible por la colaboración entre la Región Nueva Aquitania, representada por el presidente de su consejo portuario, Mathieu Bergé, y la CCI de Baiona, concesionaria del puerto. El acuerdo contempla un apoyo financiero a la explotación de 1,67 millones de euros por año. Cabe recordar que la Región Nueva Aquitania es la propietaria del puerto de Baiona y que la CCI es la concesionaria para su explotación y comercialización por delegación del servicio público.

Carga Gruas Baiona Alemania
Carga de las grúas en el puerto de Rostock, en Alemania

Aumento de la capacidad de carga

Construidas en Alemania, ambas grúas llegarán por vía marítima al mismo tiempo, completamente ensambladas, y serán descargadas y colocadas sobre sus raíles en los muelles de las zonas portuarias de Anglet-Blancpignon y Tarnos. La instalación se realizará en tres fases: La primera es la llegada del buque con las grúas a bordo, Está previsto que el buque “BBC Fuji” arribe al puerto de Baiona el miércoles 7 de agosto y comience ése mismo día la descarga de la primera de las dos máquinas. El viernes 9 de agosto el barco se desplazará a la orilla opuesta y descargará la segunda de las grúas en la zona de Tarnos. Más adelante se procederá al enganche eléctrico en cada una de sus ubicaciones definitivas y la puesta a punto para su funcionamiento final. Una vez realizados los test de carga, las nuevas grúas entrarán a formar parte del parque de maquinaria del puerto de Baiona en el mes de septiembre.

Así, la nueva grúa GR 15 (una LIEBHERR LPS 550) a situar en Tarnos, está dotada de una capacidad de elevación de 124 toneladas. Por su parte, en Blancpignon se instalará la nueva grúa GR 21 (una LIEBHERR LPS 420) capaz de elevar hasta 60 toneladas.

Situación de la GR15 en el puerto de Baiona
La grúaGR15 se instalará zona portuaria de Tarnos

Con esta nueva inversión, el puerto de Baiona refuerza su potencial de manipulación portuaria y renueva el utillaje y la maquinaria con el objetivo de equipar a cada una de sus terminales con soluciones de altas prestaciones para la estiba. De esta manera, el puerto de Baiona se dota de nuevas capacidades de elevación y será capaz de atender buques más grandes y manipular cualquier tipo de mercancías, desde graneles, a contenedores pasando por carga convencional, e incrementando la posibilidad de tratamiento de mercancías pesadas y/o sobredimensionadas, que, actualmente, sólo pueden ser tratadas en la terminal de Saint Bernard.

Tarnos y Blancpignon amplían su oferta de servicio

En la zona portuaria de Tarnos,la nueva grúa (GR15) se utilizará principalmente e las operaciones necesarias para la importación y exportación de siderúrgicos, específicamente, los producidos por Laminoirs des Landes. Los muelles de Tarnos dispondrán así de 4 grúas dedicadas a la manipulación de cargas pesadas y  graneles industriales  En la ribera opuesta, la nueva grúa (GR21) se dedicará a la carga y descarga de azufre, madera y fertilizantes. Blancpignon, una zona portuaria dedicada también al tráfico de contenedores y de graneles sólidos y líquidos, estará ahora equipada con dos grúas.

Situación de la GR21 en el puerto de Baiona
La grúa GR21 se instalará zona portuaria de Blancpignon

El puerto de Baiona es el primero en Francia en obtener la Triple Certificación y una de sus preocupaciones es el mantenimiento del medio ambiente. Es por ello que se ha querido que las nuevas grúas sean eléctricas (como ya lo son el resto de las ya existentes), aunque ello ha supuesto un sobrecoste de un millón de euros. La CCI y el puerto de Baiona reducen así la huella de carbono en la actividad portuaria, orientado a minimizar el impacto ambiental, preservando la biodiversidad, la flora y la fauna, y logrando un clima más favorable en la población adyacente a las instalaciones portuarias.

Anterior artículoEl centro de Adif en Valencia gestiona un tráfico anual de 21,2 millones de km-tren
Siguiente artículoBrittany Ferries y Repsol reafirman su compromiso por el GNL