El puerto de Bilbao incentiva nuevas ideas para evitar la polución provocada por graneles

El cuidado del medio ambiente en general, las relaciones puerto-ciudad y en concreto, la emisión al aire de partículas provenientes de los graneles sólidos, son una constante en el puerto de Bilbao. En este sentido, y con la participación de la plataforma BiOK!, se ha lanzado el reto a start-ups y emprendedores “¿Cuál es la mejor forma para evitar que las partículas difusas procedentes de los graneles sólidos almacenados a la intemperie en un muelle se dispersen hacia el espacio de empresas colindantes?”.

La plataforma BIOK es un lugar de encuentro que promueve la generación de nuevas oportunidades de negocio que se ofrece desde BEAZ (entidad del Departamento de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia) y cuyo objetivo es doble. De un lado afianzar el posicionamiento competitivo de empresas referentes de Bizkaia, dando acceso a las mismas a talento y capacidades locales e internacionales. Además, atraer a Bizkaia y acelerar a start-ups, pymes u otro tipo de organizaciones con altas capacidades, bien sean tecnológicas o en áreas de conocimiento determinadas, aportándoles una primera opción de mercado.

Costes económicos y reputacionales

El puerto de Bilbao cuenta con varios muelles dedicados al almacenamiento, carga y descarga de graneles sólidos que han supuesto en el 2020 un 12,4% del total del tráfico gestionado en el puerto, y que son gestionados por varias empresas concesionarias. Estos graneles se encuentran en su mayor parte almacenados en montones y a la intemperie. Esto supone que los fenómenos meteorológicos como el viento, o el propio movimiento de carga y descarga genere una difusión de partículas que, según la pulverulencia del material, puede suponer graves incidencias en las empresas colindantes.

Estos aspectos adversos de la operativa portuaria acarrean, además, para la Autoridad Portuaria de Bilbao, y para el puerto en su conjunto varios tipos de costes. De un lado, costes de operación, pues la presencia de polvo depositado sobre viales, redes pluviales, redes de distribución o el propio fondo de la dársena, implican un incremento significativo en los costes de mantenimiento de la Autoridad Portuaria de Bilbao. Por otro lado, los aspectos ambientales ligados a la manipulación de graneles pueden desencadenar emergencias o no conformidades legales, que pueden afectar al rendimiento operativo del puerto o tener gastos no previstos de remediación que afecten a la eficiencia económica de la actividad.

Además, se contemplan costes de oportunidad, ya que la contaminación cruzada entre mercancías o la interferencia con otras actividades que requieren niveles de calidad ambiental elevados, supone una pérdida de calidad de servicio que puede impedir el desarrollo de otras oportunidades de negocio. Finalmente, los costes de reputación puesto que un desempeño ambiental no adecuado puede comprometer la imagen y reputación del puerto de Bilbao, generando desconfianza entre distintos agentes sociales. Esta situación puede tener efectos negativos, tanto en el desarrollo normal de la operativa portuaria como en el desarrollo de posibles actuaciones sobre la infraestructura del puerto, con el consiguiente coste económico para la Autoridad Portuaria.

Posibles soluciones

Desde la Autoridad Portuaria de Bilbao, se han valorado siguientes posibles soluciones al problema tales como la instalación de paneles móviles, la cobertura de los montones con lonas, la instalación de cintas transportadoras carenadas y humectantes o la utilización de sprays de agua.

Descarga de grano en el puerto de Bilbao

También se han valorado las medidas incluidas en la Guía de buenas prácticas en cuanto a la manipulación y almacenamiento de graneles sólidos, pero tampoco han dado respuesta al reto planteado por el puerto de Bilbao. La solución que se busca debería ser una alternativa a estas medidas. Hay varios motivos por los que estas soluciones no han prosperado, que versan desde la responsabilidad en la implementación de la solución y la viabilidad económica / operativa de la misma. En primer lugar, son las empresas concesionarias que almacenan y manipulan los graneles sólidos las responsables de implantar las medidas que minimicen la afección en el entorno derivada de su actividad. Por otro lado, las medidas aplicables más efectivas existentes en la actualidad requieren de una importante inversión y son proyectos de gran envergadura difíciles de llevar a cabo. Por último, las medidas que se vayan a aplicar han de interferir o perjudicar lo mínimo posible en la operativa de almacenamiento, de carga y descarga de los graneles sólidos, ya que esto influye significativamente en los costes de las empresas que los trabajan.

Presentación de ideas

Las empresas interesadas en plantear soluciones al problema podrán inscribirse aquí y los proyectos pasarán a ser evaluados por un equipo de la Autoridad Portuaria de Bilbao y Beaz, que llevarán a cabo el proceso de selección de las mejores ideas.  Los proyectos finalistas participarán en el “In factory innovation trip”, un taller que consta de dos días: un día para conocer en detalle la Autoridad Portuaria de Bilbao, el ecosistema innovador de Bizkaia y el detalle el reto, trabajando mano a mano durante un día con las personas técnicas del puerto de Bilbao para analizar las soluciones propuestas. Un segundo día en que los proyectos seleccionados tratarán de adecuar su solución con el feedback recibido y presentación final.

El proyecto ganador obtendrá un contrato para la realización de un proyecto piloto, a desarrollar en seis meses, aproximadamente, y con un valor inferior a 15.000€

Anterior artículoLa OMI prohíbe a los buques utilizar y transportar fueloil pesado en el Ártico a partir de julio del 2024
Siguiente artículoBrittany Ferries proyecta transbordadores voladores eléctricos