El puerto de Cartagena impulsa un proyecto de reforestación marina

La Autoridad Portuaria de Cartagena ha impulsado un proyecto piloto para la reforestación de praderas de posidonia

La Autoridad Portuaria de Cartagena (APC) ha impulsado un proyecto piloto para la reforestación submarina de praderas de posidonia en aguas del puerto para avanzar en la conservación y cuidado del ecosistema marino.

La presidenta de la Autoridad Portuaria, Yolanda Muñoz, ha resaltado que “somos el primer puerto europeo que se enfrenta a este reto con un proyecto experimental con el objetivo de reforestar nuestra flora marina, en concreto, la posidonia oceánica que contribuye a mitigar los efectos del cambio climática, capturando cuatro veces más cantidad de CO2 que las plantas terrestres”.

En este sentido, Yolanda Muñoz ha explicado que, “aunque nunca se ha conseguido la reforestación de posidonia oceánica en aguas portuarias, los buenos resultados de los controles en la calidad del puerto de Cartagena, que mantienen unos excelentes niveles de transparencia, baja turbidez y elevada saturación de oxígeno, generan esperanzas de que este proyecto pueda tener éxito”.

Estos trabajos son llevados a cabo por la empresa encargada del control de la calidad de las aguas portuarias, Laboratorios Munuera, S.L.U., única en Europa que ha sido capaz de desarrollar satisfactoriamente una sistemática que ha asegurado una supervivencia mayor del 90% en repoblación de praderas de posidonia oceánica llevadas a cabo en las Islas Baleares, como medida compensatoria a la instalación de un cable submarino por Red Eléctrica.

El proyecto se ha dividido en varias fases. En la primera fase, que comenzó a finales de mayo del 2021, se buscó zonas favorables de plantación, frente al Tajo de Los Cuervos y frente a Cala Cortina, en cuyos fondos se encuentran los tres sustratos más favorables para la plantación, el balastro o grava, la arena y la mata muerta de Posidonia cubierta de arena, cumpliendo además con el requisito de la transparencia y profundidad de las aguas, fundamentales para favorecer la función clorofílica de la planta.

En las siguientes fases se delimitarán las parcelas en el fondo marino para comprobar la afectación por la dinámica litoral y con los primeros temporales del otoño se recogerán esquejes y semillas arrastradas hasta la costa, desde el Portús a Cabo Tiñoso, que serán plantados en canastas con balastro y sumergidos en un punto vigilado a poca profundidad junto a la dársena de Talleres para facilitar su seguimiento.

Una vez que las semillas y esquejes hayan agarrado y germinado se procederá a su plantación en el fondo marino con diferentes técnicas y los tres tipos de sustratos para evaluar su viabilidad y su tasa de supervivencia.

La presidenta de la APC ha dicho que “si el resultado del proyecto es favorable, se podrá planificar una reforestación a mayor escala que permita regenerar la actual pradera de Posidonia que cubre algunas zonas de la costa desde la Punta de la Terrosa hasta Cabo Tiñoso. Con ello podremos aumentar la riqueza biológica de nuestros fondos marinos y reivindicarlos para que sean reconocidos oficialmente como un importante sumidero de carbono”.

La Autoridad Portuaria trabaja desde hace años en demostrar el alto potencial de los fondos marinos como medio de compensación de la huella de carbono. Para ello se encargaron estudios previos, realizados por la empresa C&C Medioambiente, S.L.P., para conocer la biodiversidad marina, el estado de conservación del ecosistema marino y su interrelación con las actividades portuarias, y la presencia de especies marinas de alto valor ecológico e interesantes como sumidero de carbono. Se han realizado hasta la fecha dos estudios, uno en cala Cortina y otro en la isla de Escombreras; en ambos casos, se ha llegado a la conclusión que no son zonas aptas para la reproducción de fanerógamas marinas (posidonia), pero, en cambio, existe la presencia de dos algas con un alto potencial demostrado de captación de carbono y la existencia de gran riqueza biológica, en un entorno con un importante tráfico marítimo, por lo que se puede afirmar que las posibles afecciones de éste a las comunidades biológicas, no es significativo. Estos estudios se continuarán en otras zonas para demostrar que el estado del ecosistema marino del puerto de Cartagena es elevado y posee un alto potencial como sumidero de carbono.

La posidonia oceánica es un alga endémica única en el Mar Mediterráneo, considerada entre las plantas fanerógamas, a diferencia de las algas, dispone de hojas, tallo y raíces, aunque también produce flores y frutos. Se calcula que más de 400 especies de vegetales y 1.000 de animales habitan en las praderas de posidonia. Por otro lado, las praderas funcionan como grandes filtradoras, colaborando en mantener el agua marina limpia y transparente.

Anterior artículoLos ingresos de la naviera Zim se disparan
Siguiente artículoEl otoño anuncia un clima tupido de ferias y conferencias