El puerto de Cartagena vive un auge en la exportación de chatarra

Enero ha sido un excelente mes para la exportación de chatarra desde el puerto de Cartagena. En una época del año en la que no es habitual este tráfico, se ha cargado más de 20.000 toneladas en cuatro buques, consolidando un incremento del que ya habíamos informado. En el 2020, el movimiento de chatarra aumentó en un 262% con respecto al año 2019, con un incremento que se ha ido acelerando, puesto que en septiembre el porcentaje era tan sólo un 50% superior.

Según la presidenta de la Autoridad Portuaria de Cartagena, Yolanda Muñoz, la chatarra es “uno de los nuevos tráficos que, mejores perspectivas tienen para el Puerto en 2021 gracias a la confianza de las empresas de la región como Hermanos Inglés y Desguace París y al empuje comercial del puerto que nos permite atraer nuevas líneas de negocio y generar oportunidades en Cartagena y la Región”.

La mayor parte de la exportación de chatarra realizada por el Puerto de Cartagena tiene como destino a Turquía y Portugal. “La posición geoestratégica del puerto de Cartagena y la competitividad que ofrece la Autoridad Portuaria con sus tarifas y servicios siguen posicionándonos como el puerto español más rentable” ha concluido la presidente de la APC.

La chatarra ha crecido un 262% en 2020 en el puerto de Cartagena

Compromiso medioambiental

La exportación de chatarra que se realiza por el puerto de Cartagena cuenta con la certificación de las normas internacionales ISO 14001 de gestión ambiental, ISO 9001 de gestión de la calidad, así como ISO 45001 de prevención de riesgos laborales. En este sentido, Francisco Inglés, general manager del grupo de empresas dedicadas al reciclaje de chatarras férricas y no férricas, ubicado en Pozo Estrecho, Hermanos Inglés, indica que, tanto a su empresa como a la APC les une el compromiso ambiental, puesto que “cumplimos estrictamente con el protocolo que para este tipo de mercancías tiene establecido la Autoridad Portuaria para evitar la propagación del polvo y las partículas metálicas en suspensión”.

Anterior artículoPIPE trabajará en canalizar los fondos Next Generation para la transformación sectorial
Siguiente artículoValencia movió el 20% del tráfico ro-ro de los puertos españoles en el 2020