El puerto de Sevilla avanza en la mejora de sus accesos ferroviarios

El Grupo Llopis pondrá en marcha un negocio de alquiler de trasteros a partir de contenedores marítimos reciclados y ampliará su punto limpio en el puerto de Sevilla

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Sevilla (APS) ha dado luz verde al otorgamiento de la concesión administrativa a favor de Almacenes y Depósitos Portuarios S.L. (Aldeport) para la construcción y explotación de la nueva terminal de la Dársena del Cuarto por 50 años. En el anterior encuentro de este órgano de gobierno se aprobó la adjudicación del concurso público y este viernes se ha materializado la concesión, pudiendo la empresa iniciar los trabajos de construcción del muelle una vez tramitadas las licencias de obra correspondientes.

La nueva terminal facilitará el traslado hacia el Sur de la actividad portuaria y aumentará la capacidad de las instalaciones graneleras y de mercancía general. Supondrá una inversión privada en obra civil de 5,4 millones de euros, destinados a la adecuación de una parcela de 32.194 m2. El proyecto incluye la construcción de 150 metros lineales de muelle con dos Duque de Alba en cada extremo para el atraque de dos buques de forma simultánea.

Por otro lado, el Consejo ha aprobado un acuerdo que suscribirá la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Sevilla para avanzar en la tramitación administrativa de la permuta de seis parcelas en las que se desarrollarán infraestructuras de transporte clave para el Puerto y la ciudad. Estas son la construcción de la nueva playa de vías férreas a la entrada del puerto y de un tramo del sistema general viario Ronda urbana Palmas Altas-Pítamo.

Este acuerdo de seguimiento se enmarca en el convenio suscrito por ambas administraciones en abril de 2011, en virtud del cual el Ayuntamiento puso a disposición de la APS terrenos en la zona de Palmas Altas que suman cerca de 24.000 m2. Por ellos circulan trenes que entran o salen del puerto y está prevista la construcción de tres vías de ferrocarril adaptadas para trenes de hasta 750 metros de longitud. Por su parte, la Autoridad Portuaria cedió al Ayuntamiento unos 25.000 m2 destinados a la construcción de una parte del viario Ronda urbana Palmas Altas-Pítamo, correspondiente al tramo de la Avenida de Las Razas-Palmas Altas Sur.

Con la aprobación de este documento de seguimiento, puerto y Ayuntamiento avanzan en el cumplimiento del citado convenio con la finalidad de formalizar la cesión de todas las parcelas pendientes e iniciar la tramitación de los expedientes administrativos para la permuta de estos terrenos.

La prolongación de la playa de vías en Palmas Altas es una actuación fundamental para mejorar la red ferroviaria del puerto de Sevilla. Gracias a la colaboración con el Ayuntamiento, ha sido posible contar con los terrenos necesarios para la ejecución del proyecto, que ahora mismo está en fase de redacción.

Esta actuación complementa al nuevo acceso ferroviario al puerto de Sevilla, estratégico para reducir los tiempos de paso del tren (estimado en dos horas menos). El nuevo acceso evitará las maniobras de retroceso que la locomotora debe realizar en la estación de La Salud, justo antes de entrar al puerto. Asimismo, dotará a la infraestructura ferroviaria con las condiciones necesarias para que los trenes puedan entrar sin limitaciones de longitud y se reducirá la incertidumbre para los cargadores, porque el ferrocarril no estará supeditado al paso de los trenes de pasajeros.

Contenedores marítimos reutilizados

El Consejo de Administración ha otorgado una nueva concesión administrativa a Tecnología en Contenedores, S.L. (Tecnocon), para la puesta en marcha de un negocio de alquiler de trasteros en el Polígono de Tablada a partir de contenedores marítimos reciclados.

La idea parte de reutilizar los contenedores marítimos deteriorados. Estos son adquiridos como materia prima; y se reparan, acondicionan y adaptan convirtiéndolos en trasteros a disposición de particulares.

La empresa, perteneciente al Grupo Llopis Servicios Ambientales S.L., es ejemplo de buenas prácticas en relación con el medio ambiente, pues apuesta por un modelo de negocio que hace del residuo un recurso.

La actividad supondrá una inversión inicial de 210.000 euros y se desarrollará sobre una superficie de 9.796 m2.

Anterior artículoPlan de gestión de residuos de los pesqueros de Almería
Siguiente artículoLa Cámara de Valencia alerta sobre el incremento de los costes de las materias primas