El puerto de Tarragona avanza en su Agenda 2030 con la regeneración de la vida marina

El puerto de Tarragona avanza de forma decidida en su anunciado Plan de Sostenibilidad-Agenda 2030. Y como nuevo paso en este ámbito ha presentado este miércoles, día 2 de septiembre, el proyecto de regeneración de especies marinas de interés comercial que cuenta con la colaboración de la Universitat Rovira Virgili (URV). Esta iniciativa, ha explicado el presidente del puerto catalán, Josep Maria Cruset, tiene una vertiente de generación de riqueza y de negocio para la actividad pesquera del territorio.

Igualmente, explicó Cruset, este tipo de proyecto es inédito respecto otros puertos del sistema portuario ya que “surge del interés y simbiosis del grupo de investigación de la Universitat Rovira Virgili y del propio puerto de Tarragona”.

Josep Maria Cruset, presidente del puerto de Tarragona: “El proyecto de regeneración de la vida marina surge de la simbiosis del grupo de investigación de la Universitat Rovira i Virgili y del puerto de Tarragona”


El plan de regeneración de especies marinas de interés comercial es un “proyecto escalable”, precisó Cruset, y en “una primera parte tendrá una financiación de 15.000 euros que se podría ampliar con ayudas europeas, según la escala”.

El presidente del puerto de Tarragona, Josep Maria Cruset, ha presentado el proyecto de regeneración de especies marinas de interés comercial en la infraestructura catalana, acompañado de María José Figueras, rectora la Universitat Rovira i Virgili, y de Jaume Folch, representante del  equipo científico Tecnatox y biólogo director del proyecto.

Este proyecto es una de las acciones incluidas dentro del eje de sostenibilidad ambiental del Plan de Sostenibilidad de puerto de Tarragona – Agenda 2030, presentado el 9 de julio. Esta iniciativa tiene como objetivo recuperar las poblaciones de cefalópodos de interés pesquero como la sepia, el calamar y el pulpo y las fanerógamas marinas como la Posidonia oceánica, conocida como el alga de vidreros y la Cymodocea nodosa.

El equipo que dirige el proyecto conseguirá el objetivo mediante la creación de unos biotopos, unas estructuras artificiales hechas con materiales naturales que se instalarán al fondo marino con el fin de favorecer la reproducción y proliferación de organismos marinos. Según los investigadores, los resultados de esta restauración de la vida marina se podrán observar en escasos meses.

Se han escogido tres zonas con las condiciones óptimas para instalar estas estructuras y recuperar el ecosistema. Estas ubicaciones responden a una necesidad detectada en espacios donde las comunidades marinas no estén plenamente desarrolladas o hayan sufrido problemas de degradación ambiental. La primera y segunda ubicación se encuentran ante el dique de Levante y la tercera se situará a la Punta de Miracle.

Economía circular y patrimonio romano

Los materiales empleados para la fabricación de los biotopos son biodegradables y provienen de elementos reciclados, lo cual también contribuye a fomentar la economía circular. Además, los biotopos están diseñados para que se desintegren en un marco temporal de tres a cinco años, integrándose en la arena de la playa.

Todos los biotopos que se instalarán en el fondo marino guardan una relación directa con el pasado romano de Tarragona y quieren ser un homenaje al pasado histórico de la ciudad. Los diferentes modelos de biotopos están inspirados en los hallazgos hechos en el antiguo yacimiento de los Carbuncles, una zona alrededor del puerto deportivo, y otros elementos del patrimonio arqueológico de Tarragona.

Todos los biotopos que se instalarán en el fondo marino guardan una relación directa con el pasado romano de Tarragona y quieren ser un homenaje al pasado histórico de la ciudad

Los biotopos representan fragmentos inspirados en la Torre de los Escipions, con dimensiones de 1,3 x1,3 x 1,3 metros; escenarios con ánforas, de 1,2 x 0,7 metros; columnas romanas de 40 cm de diámetro y 1,2 metros de alto; y diferentes tipos de losas de 40 x 30 x 0,15 cm.

En cada zona se colocarán 6 conjuntos de estructuras en diferentes profundidades, con un total aproximado de 100 piezas individuales para el global de todas las ubicaciones.

Todos estos materiales son idóneos para contribuir al desarrollo de algas de fanerógamas e invertebrados marinos. La forma, dimensiones y disposición de los ánforas, por ejemplo, es adecuado para que las especies puedan encontrar refugio y protección y facilitar su reproducción.

Seguimiento y resultados en abierto

El equipo científico Tecnatox ha creado un nuevo concepto denominado Living Lab. Se trata de un ecosistema social, abierto y de innovación que pretende estimular la interacción y la participación de la sociedad y de los equipos profesionales.

El Living Lab publicará las acciones, material gráfico y audiovisual para dar a conocer la vida marina alrededor de los biotopos y así comunicar e informar de la evolución de este proyecto ambiental.

Una herramienta que integra los procesos de la investigación que mostrará, de forma eficiente, los resultados del proyecto que busca potenciar y regenerar los hábitats y especies del fondo marino dentro del entorno del puerto de Tarragona.

Anterior artículoLa terminal Port Nou del puerto de Barcelona obtiene el OEA
Siguiente artículoSalvamento Marítimo recibirá 21 millones de fondos europeos para innovar sus equipos