El puerto de Tarragona inyecta más de 5 millones de euros a sus proveedores en el primer mes del Covid-19

En un mes, desde el inicio de la crisis sanitaria del Covid-19, el puerto de Tarragona ha avanzado a sus proveedores más de 5 millones de euros, en 488 facturas, de 330 empresas, para inyectar liquidez a las empresas proveedoras. La acción llevada a cabo, desde el 17 de marzo hasta el 16 de abril,  tiene como objetivo mitigar la falta de liquidez en el flujo de caja de las empresas proveedoras del puerto catalán, teniendo especial atención a las pymes. En esta situación de enfriamiento de toda la actividad económica, las empresas sufren problemas para hacer frente al pago de nóminas, proveedores, etc. “Con esta reducción del periodo de pago, el puerto ha contribuido a paliar los efectos negativos de la pandemia del coronavirus”, remarca la Autoridad Portuaria.

El puerto de Tarragona, infraestructura clave

El puerto de Tarragona sigue abierto y funcionando, con operativas diarias en casi todos los tráficos de mercancías dado que el abastecimiento de energía, materias primas y agroalimentarios son esenciales en estos momentos de crisis sanitaria.

Una parte muy importante de la plantilla del puerto sigue desarrollando trabajo no presencial. En este caso, los trabajadores del departamento de administración y finanzas del puerto trabajan desde sus domicilios particulares para prestar el servicio con la máxima normalidad posible.

Los proveedores y el puerto trabajan al 100% con factura electrónica la cual se tramita a través de la plataforma FACe. El sistema FACe es el punto general de entrada de facturas de la Administración General. La plataforma permite la remisión de facturas en formato electrónico a aquellos organismos de las administraciones, sin importar el volumen de facturación anual, medida o nivel de informatización, a proveedores de bienes y servicios de las administraciones públicas.

El puerto de Tarragona no revisará las tarifas de estancia en el terminal de contenedores al considerarlas que ya son competitivas

Por otra parte, el puertode Tarragona ha descartado practicar cualquier tipo de rebaja en las tarifas de estancia en el terminal para contenedores de importación. Esta es una de las medidas que el puerto ha desestimado adoptar para contribuir a aligerar la presión a las empresas causado por los efectos de la crisis del Covid-19.

El puerto en cambio, como explicamos al principio de esta noticia, ha puesto en marcha otras medidas económicas para ayudar las empresas a superar las consecuencias de la pandemia, como por ejemplo, el adelanto de pagos a proveedores y la prolongación de los periodos de pago de tasas, y sigue estudiando otras medidas para mitigar el impacto económico del Covid-19 en las empresas.

Tarifas competitivas

El puerto de Tarragona ha considerado que las condiciones extraordinarias que han empujado a otros puertos del Mediterráneo a adoptar tarifas planas para almacenamiento de contenedores de importación no se dan a Tarragona.

Por otro lado, contrariamente a la saturación que sufren otros puertos en el Mediterráneo occidental, Tarragona sigue teniendo capacidad de crecimiento en tráfico de contenedores, puesto que su terminal operada por DPWorld tiene una capacidad para mover 400.000 teu por año y, actualmente, su ocupación está por debajo de la cifra de muchos puertos mediterráneos.

En este caso, la mercancía general importada que llega a los puertos por vía marítima y que se ve obligada a permanecer almacenada en las terminales por las normas y medidas derivadas del estado de alarma, decretado por el Gobierno español, “no representa ningún problema ni en las actuales circunstancies ni en una situación normal para el puerto”, señalan desde la Autoridad Portuaria.

Además, el puerto de Tarragona tiene unas tarifas de almacenamiento de contenedores muy competitivos en comparación con otros puertos.

Adaptación y comunicación

Finalmente, el puerto de Tarragona también destaca por la capacidad de adaptación a las necesidades de cliente demostrada por el operador DPWorld, especialmente si tienen problemas de retirada de mercancías. A esta estrategia comercial, hay que sumar la terminal intermodal de La Boella a pie de muelle con conexión ferroviaria directa con el norte de Europa, toda la costa mediterránea y el interior de la península; y el acceso en cuestión de minutos a las principales vías terrestres (A-7, AP-7 y A-27) para el transporte por carretera.

Anterior artículoLa Marca de Calidad del puerto de Barcelona lanza Efficiency Network Dashboard
Siguiente artículoLa OMA pide flexibilizar las aduanas y advierte de la falta de contenedores