El puerto de Tarragona reduce un 14% la huella de carbono

El puerto de Tarragona renueva su compromiso en la lucha contra el cambio climático

Consciente de la necesidad de trabajar por la emergencia climática, el puerto de Tarragona centra parte de sus esfuerzos al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

En el último año la reducción de la huella de carbono ha sido del 14%. En el año 2018 se registraron 2.875,47 toneladas de CO₂, mientras que en el 2019 se bajaron hasta las 2.492,30 toneladas de CO₂.

El puerto de Tarragona está adherido a los Acuerdos Voluntarios de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero impulsados por la Oficina Catalana del Canvi Climàtic. A través de este programa, el puerto catalán calcula su huella de carbono y establece unos objetivos para reducir sus emisiones.

Entras las actuaciones, para reducir el impacto de la huella de carbono, consta la instalación LED en las torres de alumbrado público, la adquisición de dos nuevas motos eléctricas, el proyecto de instalación de placas fotovoltaicas en la cubierta del Museu del Port y el aumento de la masa forestal del puerto.

Compromisos 2020

Entre los compromisos por este año 2020 destaca la instalación LED en las torres de alumbrado público de la zona portuaria, que se sustituirán por fases y tendrán un ahorro esperado del 50% sobre el consumo actual.

El Proyecto de instalación de plantas fotovoltaicas en la cubierta del Museu del Port. De cara el próximo año ya se podría hacer la instalación que supondrá un gran ahorro energético como así lo demuestran los datos recogidos de las otras plantas instaladas en los diferentes edificios del APT.

Buena parte de la energía que se utiliza en todas instalaciones de la Autoridad Portuaria de Tarragona procede de la energía verde, y en un futuro el 50% de la electricidad que se consuma provendrá de energías renovables

Adquisición de vehículos eléctricos. Actualmente el puerto de Tarragona cuenta con dos motos en su parque móvil y las dos son de gasolina. Las nuevas motos eléctricas se sumarán a las actuales con el objetivo de mejorar la eficiencia del parque de vehículos y reducir las emisiones del transporte propio.

Para disminuir las emisiones de CO₂, el puerto ha ampliado con nuevas zonas verdes en diferentes emplazamientos que tienen la capacidad de absorber 1.405,18 toneladas de CO₂ al año.

La reducción de la huella de carbono ha sido posible gracias, en parte, a la reducción de emisiones del parque móvil. Se ha reducido el consumo de combustible de los vehículos, a pesar de haberse aumentado los desplazamientos, ya que año tras año ha aumentado la eficiencia del parque al disponer de vehículos más eficientes y menos contaminantes.

Buena parte de la energía que se utiliza en todas instalaciones de la Autoridad Portuaria de Tarragona procede de la energía verde, y en un futuro el 50% de la electricidad que se consuma provendrá de energías renovables, lo que acabará suponiendo una reducción considerable de las emisiones de CO₂.

Hay que destacar que la energía que el puerto suministra a las empresas concesionarias también proviene de energías renovables.

Anterior artículoOferta y demanda del cereal en el mercado internacional
Siguiente artículoEl puerto de Valencia y APM Terminals analizan las necesidades de los cargadores