El puerto de Valencia desarrolla sus infraestructuras con un “riguroso control” medioambiental

Diez Orejas, jefe de Planificación Estratégica e Innovación de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), ha señalado que tanto la terminal Norte como la futura terminal de pasajeros representan dos ejemplos de colaboración público-privada “en actuaciones sostenibles de última generación para hacer frente a los desafíos globales”.

Díez, que ha realizado estas declaraciones en la Conferencia de Alto Nivel sobre Contratación Pública -organizada con la Comisión Europea bajo la presidencia de Portugal- ha expuesto que todas las infraestructuras portuarias que está desarrollando la APV “aúnan sostenibilidad con crecimiento”.

“En el puerto de Valencia todas las infraestructuras, en sus distintas fases de planificación, licitación, construcción y operacional, están sometidas a un riguroso control y seguimiento ambiental porque queremos ser referentes como puertos sostenibles y cumplir nuestro compromiso de cero emisiones de cara al 2030”, ha apuntado el jefe de Planificación Estratégica e Innovación de la APV.

La Conferencia referida es el evento clave sobre contratación pública que tendrá lugar a nivel europeo durante el primer semestre del 2021. Bajo el lema: «Dirigiendo el futuro: Contratación Pública Ecológica, Sostenible y Digital», la conferencia abordará los retos a los que se enfrenta a nivel europeo en materia de contratación pública verde y sostenible y la importancia de la transformación digital.

El jefe de Planificación Estratégica e Innovación de la APV ha participado concretamente en la mesa de trabajo: “Inversión pública ecológica y sostenible en el período posterior a la crisis del Covid-19” junto a Katharina Knapton-Vierlich, Acting Head of Public Procurement Unit, DG GROWN European Commision; Wim Holleman, Advisor, Netherlands Ministry of Infraestructure and Water Managament; y Vicent Gaillard, CFO at Société du Grand Paris.

Durante su intervención, el responsable de la APV ha explicado las cuatro etapas de control en el desarrollo de las infraestructuras portuarias: en la fase de planificación con el cumplimiento de los requisitos del marco de la Declaración de Impacto Ambiental, en la de licitación donde se incluyen los requisitos ambientales para el inversor privado. En la etapa de construcción, desde la APV se promueve la “compra verde” acorde al certificado EMAS del puerto de Valencia, mientras que durante la explotación se impulsan las mejores prácticas ambientales (incluyendo las certificaciones ambientales y la cooperación global dentro del esquema ECOPORT Valencia).

En su exposición, ha puesto en valor dos infraestructuras estrategias en sostenibilidad y crecimiento del enclave valenciano. Por una parte, la nueva terminal norte de contenedores que va a ser la más avanzada medioambientalmente del mundo, ya que minimizará la emisión de CO2 mediante el suministro eléctrico a los buques, contemplará el uso de maquinaria eléctrica e hidrógeno, el origen de las energías será en un 100% de fuentes renovables, el uso de la inteligencia artificial para incrementar la eficiencia, la reducción de un 98% de las emisiones de CO2 actuales o la intermodalidad ferroviaria.

Por otra parte, la nueva terminal de pasajeros del puerto de Valencia ha sido pensada para garantizar que el 100% de la energía necesaria se produzca en las propias instalaciones y sea de origen renovable. Además, apostará por la economía circular y los atraques estarán equipados con red de suministro eléctrico a los buques atracados.

Anterior artículoUniportBilbao revisa y actualiza su Plan Estratégico
Siguiente artículoEl puerto de Bilbao y la Diputación extienden el “efecto Bilbao” a la margen derecha de la Ría