El puerto de Valencia instala dos cabinas de control ambiental para analizar la calidad del aire

El puerto de Valencia acaba de instalar dos nuevas cabinas de control ambiental que analizarán en tiempo real la calidad del aire, el ruido en las instalaciones portuarias y las condiciones meteorológicas con el objetivo de conocer los datos de emisiones de la actividad portuaria y seguir con la mejora continua en materia medioambiental.

A través de esta monitorización, la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) puede articular medidas en el ámbito de la lucha contra el cambio climático y mejorar la planificación de operaciones portuarias en caso de que sea necesario para controlar las emisiones.

Estas nuevas cabinas de control ambiental, en las que la APV ha invertido casi 300.000 euros, están instaladas en la explanada del antiguo cauce del río Turia y en el muelle Transversales de Poniente; unos enclaves seleccionados por el Centro de Estudios Ambientales para el Mediterráneo (CEAM), fundación de la Generalitat Valenciana para la investigación, innovación tecnológica y mejora del medio ambiente.

Estas cabinas disponen de completísima tecnología en materia de control de contaminantes atmosféricos: cuentan con cinco analizadores de gases que analizan la concentración de dióxido de azufre (SO2), Óxidos de Nitrógeno (NO2/NO/NOx), Ozono (O3), monóxido de carbono (CO) y Partículas PM10 y PM2.5. Están equipadas también con una estación meteorológica para la medición de la velocidad y dirección del viento, pluviometría, radiación solar, temperatura, humedad relativa y presión barométrica. Cuentan igualmente con sonómetros, para medir los niveles acústicos del puerto. Todos los datos que recogen esta diversidad de equipos se reciben en tiempo real, lo que permite el establecimiento de indicadores para controlar tanto la calidad del aire como del ruido.

Esta iniciativa forma parte del proyecto Green C Port que está coordinado por la Fundación Valenciaport y cofinanciado por la Unión Europea, un desarrollo en la que participan varios puertos europeos para testear tecnologías innovadoras IoT, Big Data, denominaciones y abreviaturas en inglés referidas al análisis predictivo mediante modelos de inteligencia artificial.

Estas nuevas cabinas complementan toda la red de vigilancia ambiental de la APV para el control de unas instalaciones respetuosas con el medio ambiente. Así, estas nuevas cabinas de control ambiental forman parte de esta amplia red que dispone además de tres estaciones meteorológicas, una decena de sensores medioambientales, mapas de ruido predictivos y estáticos, red de sonómetros, limpieza diaria del agua o estudios periódicos sobre la calidad del agua, entre otros.

En este sentido, el objetivo de la APV es seguir reforzando su compromiso con la sostenibilidad mediante soluciones innovadoras para analizar la calidad del aire, y ofrecer información a la comunidad portuaria y vecinos del puerto de una forma activa y periódica.

Calidad excelente

Por otro lado, hay que señalar que la cabina del puerto de Valencia (AP MT Ponent) conectada a la Red de Vigilancia de la Generalitat Valenciana, indica que desde el inicio de 2021 de los 56 días analizados el resultado ha sido de 46 días con una calidad “excelente” y 10 “buenos”.

La web de la Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica establece cuatro categorías para calificar la calidad del aire: excelente, buena, mejorable y deficiente. Los datos están disponibles diariamente y por franjas horarias.

Según explica la web, los índices de calidad del aire son una herramienta para “informar de una forma clara y comprensible a los ciudadanos sobre la calidad del aire que estamos respirando”. Este valor se calcula a partir de los datos de los contaminantes que se obtienen en las estaciones automáticas que conforman la red de vigilancia y control de la contaminación atmosférica.

En concreto, para calcular el índice de calidad “se tiene en cuenta cinco contaminantes atmosféricos más característicos para los cuáles la actual normativa europea ha establecido los niveles máximos de inmisión permitidos”. Estos contaminantes son: Dióxido de Azufre (SO2), Dióxido de Nitrógeno (NO2), Partículas menores de 10 micras (PM10), Monóxido de Carbono (CO), y Ozono (03).

Anterior artículoLa ocupación e inversión logística en Europa alcanza máximos en el 2020
Siguiente artículoEl puerto de Cartagena inicia la segunda fase de actuaciones en la antigua Peñarroya