El puerto de Valencia, modelo de la Hoja de Ruta del Hidrógeno

La aplicación de hidrógeno en el sector del transporte y la logística es uno de los ejes fundamentales de la “Hoja de Ruta del Hidrógeno: una apuesta por el hidrógeno renovable”. Esta iniciativa aprobada recientemente por el Gobierno a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) tiene como objetivo el despliegue de esta energía sostenible clave para que España alcance el objetivo de neutralidad climática.

El proyecto H2Ports, coordinado por la Fundación Valenciaport en colaboración con la Autoridad Portuaria de Valencia, es una de las iniciativas modelo que destaca el Miteco en esta Hoja de Ruta del Hidrógeno. H2Ports es un proyecto piloto para el área de movilidad y transporte marítimo que se realiza en el puerto de Valencia para incorporar el hidrógeno en las operaciones logísticas portuarias con el objetivo de reducir su impacto ambiental, y que situará al enclave valenciano como el primer puerto de Europa en incorporar la energía del hidrógeno en sus terminales.

H2Ports es una de las cinco iniciativas en curso destacadas por el Miteco en materia de hidrógeno cuya relevancia ha sido reconocida mediante la concesión de financiación pública procedente de fondos estatales o europeos.

El proyecto permite testar tres pilotos que operarán en el puerto de Valencia: una reach stacker de carga/descarga y transporte de contenedores, alimentada con hidrógeno; una cabeza tractora de terminal para operaciones ro-ro, propulsada por pilas de hidrógeno y una estación móvil de suministro de hidrógeno que proporcionará el combustible necesario para garantizar los ciclos de trabajo continuos de los equipos antes mencionados.

El proyecto también tiene como objetivo transversal la realización de estudios de viabilidad para el desarrollo de una cadena de suministro de hidrógeno sostenible en el puerto, coordinando a todos los actores implicados: clientes, productores de hidrógeno, proveedores, etc.

H2Ports es fruto de la colaboración público-privada y cuenta con la participación de la APV, la Fundación Valenciaport, el Centro Nacional del Hidrógeno y las empresas MSC Terminal Valencia, Grupo Grimaldi, Hyster-Yale, Atena, Ballard Power Systems Europa y Enagás.

En estos momentos el Centro Nacional de Hidrógeno (CNH2) está desarrollando la estación de suministro de hidrógeno, que garantizará el abastecimiento de este combustible, en condiciones adecuadas, durante el funcionamiento simultáneo de los otros dos pilotos que se testearán a lo largo del proyecto: una reach stacker, para MSC Terminal Valencia, y una cabeza tractora 4×4 de terminal, en Valencia Terminal Europa del Grupo Grimaldi, ambas propulsadas por pilas de combustible.

La iniciativa, que cuenta con una inversión total de 4 millones de euros y está financiado por el programa Fuel Cell and Hydrogen Joint Undertaking (FCH JU), probará y validará las tecnologías de hidrógeno sobre maquinaria portuaria con el objetivo de contar con soluciones aplicables y reales sin afectar al rendimiento y seguridad de las operaciones portuarias y produciendo cero emisiones locales. H2Ports ha sido reconocido internacionalmente con el premio GREEN4SEA Port Award 2019 en materia medio ambiental.

El puerto de Valencia, colaborador de la Hoja de Ruta

El puerto de Valencia ha sido una de las entidades que ha participado de forma activa en la consulta que realizó el Ministerio para la elaboración de esta estrategia nacional para impulsar esta energía verde. La Hoja de Ruta del Hidrógeno establece una serie de objetivos para que esta energía renovable sea una solución sostenible clave para la descarbonización de la economía y lograr la neutralidad climática en 2050, un objetivo que en el caso de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) se anticipa veinte años con su plan “2030, cero emisiones”.

El Consejo de Ministros aprobó el 6 de octubre esta Hoja de Ruta del Hidrógeno, que forma parte del Plan Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2021-2030, que incluye 60 medidas y fija objetivos nacionales -alineados con la Estrategia Europea del Hidrógeno- a 2030. Este documento favorece “el desarrollo hidrógeno renovable que incentivará la creación de cadenas de valor industrial innovadoras, el conocimiento tecnológico y la generación de empleo sostenible, contribuyendo a la reactivación hacía una economía verde de alto valor añadido”.

Anterior artículoFrancia pospone su Congreso de la Economía Marítima
Siguiente artículoEl puerto de Bilbao se precipita por el abismo de la huelga