El renovado Museu del Port afianza el vínculo puerto-ciudad de Tarragona

El remodelado Museu del Port será “un nuevo elemento de vinculación y nexo de unión entre la ciudad y el puerto de Tarragona”, ha afirmado este sábado el presidente de la infraestructura catalana, Josep Maria Cruset, en la inauguración del modernizado museo. “El Museu del Port reafirma el compromiso del puerto con la ciudad”, ha querido añadir Cruset.

Este sábado, día 17 de julio, ha sido la gran cita del puerto de Tarragona: la esperada inauguración del nuevo Museo del Port tras una reforma integral para crear una oferta museística apasionante y atractiva abierta a todos los públicos. Así, el puerto catalán dispone de una nueva propuesta lúdica para la ciudadanía en el espacio puerto-ciudad que lleva la marca Moll de Costa.

El acto de inauguración ha estado presidido por la presidenta del Parlament de Catalunya, Laura Borràs, y el presidente del puerto de Tarragona, Josep Maria Cruset. Además, estuvieron presentes el alcalde de Tarragona, Pau Ricomà; el secretario general de la Vicepresidència y Departament de Polítiques Digitals i Territori de la Generalitat de Catalunya, Ricard Font; la delegada del Govern de la Generalitat de Catalunya en Tarragona, Teresa Pallarès, y el subdelegado del Gobierno de Tarragona, Joan Sabaté, entre otros.

El acto, dirigido por la directora de Puerto Ciudad de la Autoridad Portuaria de Tarragona, Montse Adan, ha contado también con la presencia el director del puerto de Tarragona, Ramón Ignacio García; el director de Infraestructuras y Conservación del puerto y responsable de las obras del museo, Carles Segura; la responsable del museo, Mercè Toldrà; así como diferentes personalidades y gestores relacionados con el entorno del Port y la Ciudad.

Asistentes a la inauguración ante el Museu del Port

Montse Adan, ha abierto el turno de los parlamentos dando la bienvenida a todos los asistentes, y dando las gracias a todo el equipo que ha participado en la intervención integral del nuevo Museu del Port de Tarragona. A continuación, Josep M Cruset ha señalado la importancia del Museu como espacio cultural e histórico en el territorio y ha explicado que «la reforma del museo, tanto del edificio como del discurso museístico, servirá para dar un nuevo impulso a un equipamiento cultural que, desde hace más de 20 años, acoge a miles de visitantes y turistas cada año».

Por otro lado, la presidenta del Parlament de Catalunya, Laura Borràs, ha destacado «el hecho de que, con buen criterio, con la ambición cultural y la conciencia social con la que deben acometerse los grandes proyectos, habéis construido una historia sobre la vinculación de Tarragona con el mar a través de la historia, que es a la vez una invitación a descubrir la dimensión, el significado humano y colectivo de este puerto, de todos los puertos». Borràs también ha añadido que «tenemos el deber de preservar nuestro patrimonio, pero sabiendo encontrar un nuevo sentido, mantenerlo vivo y atento a las nuevas necesidades».

Una vez terminado el apartado de los parlamentos, Laura Borràs, Josep M Cruset, Pau Ricomà y Ricard Font han procedido a descubrir una placa conmemorativa, situada en la fachada principal del Museu, que servirá de recuerdo de este día tan especial.

La presidenta del Parlament de Catalunya ha presidido el acto oficial de inauguración de la reforma integral del Museu del Port en el Moll de Costa

A continuación, los asistentes, en pequeños grupos y con los protocolos establecidos por el Covid-19, visitaron el nuevo museo y disfrutaron, en primera persona, de una experiencia que seguramente ha apelado a sus sentidos, a través de los nuevos lenguajes y recursos incorporados al museo.

Un antiguo almacén en el puerto

La arquitectura y el diseño de exposiciones van de la mano en el proyecto del nuevo Museu. Desde el principio, el diálogo entre ambas disciplinas ha permitido encontrar las soluciones más adecuadas pare este espacio, optimizando recursos y tejiendo sinergias que acaban favoreciendo la eficiencia y atractivo de la instalación.

Veinte años después de su inauguración como museo, este antiguo almacén cambia su aspecto para adaptarse mejor a su uso actual. La intervención es respetuosa con la construcción original, y mantiene su significado, tratándola como el elemento patrimonial que es.

Desde el verano de 2020, el puerto trabaja en el proceso de renovación integral de este espacio cultural e histórico de la ciudad. Las obras han culminado en un año aproximadamente en el que el almacén, construido en el primer tercio del siglo 20, se ha convertido en un espacio más nuevo y moderno para exponer la colección de patrimonio portuario, y al mismo tiempo, ofrecer una nueva museografía de emociones gracias a la incorporación de elementos audiovisuales e interactivos.

Una intervención integral

El importe de la inversión en la reforma integral del edificio fue de 1.645.379,80 € (IVA excluido) y el presupuesto en el nuevo diseño del museo de 917.813,03 € (IVA excluido). El Museu ha sido objeto de una intervención integral de aproximadamente 12 meses que mejora el edificio y renueva su aspecto museístico, manteniendo su esencia e historia arquitectónica. Esta reforma ha sido parcialmente financiada a través del 1,5% cultural, ya que la Comisión Mixta del VII Convenio de Colaboración entre el Ministerio de Fomento y el Ministerio de Cultura para la Acción Solidaria en Patrimonio Histórico, aprobó la concesión de 1,75 millones de euros al puerto de Tarragona para «obras del proyecto de nueva propuesta para el Museu del Port de Tarragona».

La propuesta arquitectónica para la reforma integral del espacio del Museo del Port es un diseño del estudio despacho Milà Arquitectura i Urbanisme de Tarragona. El resultado de esta propuesta ha permitido al museo adaptarse a los usos actuales y mejorar la climatización, accesibilidad y confort del espacio con tres intervenciones principales realizadas: la sustitución de la cubierta, la mejora del aislamiento del edificio y la instalación de aire acondicionado.

El resultado de esta reforma del edificio también se refleja en el interior del antiguo almacén. El museo mantiene dos plantas, pero con dos novedades: la incorporación de un espacio de recepción y acogida con guardarropa, servicios y tienda y la sustitución de las dos escaleras anteriores por un balcón que hace de mirador sobre la exposición e impregna una transición más suave y visual en el paso de la planta baja a la primera planta. Las obras han afectado a una superficie de 2.600 m2 construidos y ha permitido el aumento de la superficie expositiva en unos 600 m², para espacios de formación, una sala de reservas y despachos.

La cubierta del museo generará 389 Mwh al año para autoconsumo instantáneo gracias a la instalación de una pequeña central eléctrica con paneles fotovoltaicos que producirán energía eléctrica y que inyectará la corriente producida en la red interna del edificio. Los módulos fotovoltaicos se instalarán en la nueva cubierta del museo garantizando la generación de energía fotovoltaica el máximo número de horas del periodo de irradiación solar y generarán el 26% de la energía total necesaria en el Muelle Costa, ya que está diseñado para alimentar otros equipos y edificios en el espacio puerto-ciudad.

Nuevo discurso museístico

El nuevo proyecto museístico del Museu del Port, una idea desarrollada por el equipo de Ignasi Cristià e Iago Blasi, consiste en una reinterpretación integral del espacio y sus contenidos para conseguir una experiencia mucho más emocionante, activa y moderna. La visita que presenta el Museu es una historia temática dividida en 4 temas y dos áreas generales finales.

La primera zona, bajo el título “Entre el mar y la tierra” explica la razón de ser de los puertos, orígenes e inicios del puerto de Tarragona. En el siguiente espacio, bajo el título “Echarse a la Mar”, el tema gira en torno a las técnicas de navegación y las embarcaciones que han recorrido el puerto a lo largo del tiempo. El tema de la tercera zona “La vida en el puerto” cuenta con una mesa interactiva que invita a jugar y hacer algunas de las recetas más conocidas con más historia del litoral tarraconense. En este espacio también se desarrollan temas como la función de la mujer en el puerto, el comercio o el tráfico de productos químicos, sin olvidar los oficios más representativos del mundo del mar. El último tema titulado “Puerto y sostenibilidad”, presenta el reflejo de cómo el puerto ha cambiado la fisonomía del territorio, tanto en el espacio inmediato como en el de influencia. Recoge también la importancia de la implantación de los principios de crecimiento sostenible que modula el impacto de la actividad industrial promovida por el puerto. Por último, encontramos las dos áreas generales, primero “Puerto y territorio” dedicado a hablar de la influencia del puerto en el territorio a lo largo de los años y, por último, “Arqueología Subacuática” dedicada al estudio de la arqueología subacuática, ya que algunas piezas encontradas en el fondo marino, ayuda a entender la evolución de la navegación y de la humanidad.

Hay que tener en cuenta que además de las 4 áreas temáticas y la renovación de la historia, el puerto de Tarragona ha querido conservar muchos de los objetos emblemáticos del museo e integrar las nuevas experiencias visuales y participativas del nuevo proyecto museístico, como el gigantesco motor diésel del barco “Dragonera”.

Según declaraciones de Mercè Toldrà, responsable del Museu del Port, «la incorporación de nuevos elementos del patrimonio portuario vinculados a la actividad de un puerto, así como objetos prestados por particulares relacionados con puertos pesqueros y deportivos, refuerzan aún más el vínculo entre la institución cultural y el público aficionado o profesional del mundo del mar».

La nueva museografía varía el formato de la distribución anterior, se crea un recorrido más lineal en el que la persona que la visita disfruta de un itinerario donde se encuentra con nuevos objetos y logra sumergir a quien visita en los diferentes temas que expone el espacio. Además, el nuevo itinerario interior permite realizar un recorrido más íntimo, personal e interactivo. La nueva exposición permanente del Museu facilita que la visita sea una colección de experiencias lúdicas y sensoriales para quienes lo visitan: videojuegos, audiovisuales de gran formato, proyecciones de 360 grados o expositores interactivos hacen que todo aquel que se acerquen al museo, ubicado en el Moll de la Costa, se sumerja en el mundo del mar para conocer de primera mano el puerto de Tarragona del pasado y del presente.

Por último, las actividades pedagógicas han sido una gran ventana abierta a la ciudad y al territorio, a través de la cual el Museu del Port ha conectado a todos los públicos con su pasado y su presente portuario y marinero a través de una serie de formatos como congresos, conferencias, talleres familiares, actividades dirigidas a estudiantes.

Visita el Museu

El Museo del Port de Tarragona se puede visitar de forma gratuita en diferentes franjas horarias. De junio a septiembre, de martes a sábados de 10:00 a.m. a 14:00 p.m. y de 17:00 p.m. a 20:00 p.m. y domingos y festivos de 11 a.m. a 2 p.m. Durante el mes de agosto de martes a sábado de 9:00 a.m. a 3:00 p.m., por las tardes estará cerrado. Domingos y festivos de 11:00 a.m. a 14:00 p.m. Por último, de octubre a mayo el horario será de martes a sábado de 10:00 a.m. a 14:00 p.m. y de 16:00 p.m. a 7:00 p.m. Domingos y festivos de 11:00 a.m. a 14:00 p.m.

El Puerto de Tarragona también organizará una serie de visitas guiadas durante el verano para que cualquier persona interesada pueda saber el por qué y el cómo del nuevo museo que se publicitaran en la página oficial del Port www.porttarragona.cat y en las redes sociales de @PortTarragona.

La nueva museografía despierta los sentidos y transporta al público al pasado y presente del puerto y del barrio marítimo del Serrallo