La emisión de la Copa América 2024 será un referente tecnológico

En el marco de la prestigiosa feria audiovisual Integrated Systems Europe (ISE), que se está celebrando esta semana en Barcelona, el responsable del área de Televisión de la America’s Cup, Stephen Nuttall, impartió una conferencia en la que presentó algunos de los principales retos a los que se enfrenta su equipo en lo referente a la planificación, producción y distribución de la señal televisiva en condiciones muchas veces extremas, y en un medio en constante movimiento como es el mar.

Nuttall inició su ponencia definiendo a la Copa América de Vela como “la competición deportiva más innovadora y el mejor evento deportivo del mundo”, gracias merced a una estructura “única” y a un “enfoque impecable” en buena parte gracias a la tecnología; una realidad escenificada con su buena acogida en uno de los eventos más punteros del planeta en el ámbito audiovisual. “Estamos realmente encantados de poder contar con Stephen Nuttall y la America’s Cup”, declaró el director general de Integrated Systems Events, Mike Blackman, para quien “los increíbles retos de la retransmisión en directo de esta emocionante regata son un gran ejemplo de cómo las soluciones que vemos en el ISE se ponen en práctica en las circunstancias más exigentes”.

En su presentación en ISE Barcelona 2023, el responsable de Televisión del trofeo más antiguo del mundo profundizó además en los procesos de planificación, grabación, edición, retransmisión en directo: desde el avanzado sistema de sensores, que permite al panel arbitral tomar sus decisiones con un mínimo margen de error, hasta los avances de última generación que, gracias al esfuerzo de decenas de profesionales, hacen posible la retransmisión en directo del evento a una audiencia global que en la última edición celebrada en Auckland (Nueva Zelanda) superó los 900 millones de espectadores.

“Queremos abrir la experiencia de estar en un barco de la America’s Cup a la mayor audiencia posible. Eso significa sensores y tecnología en los barcos y en los regatistas, así como micrófonos a prueba de agua para que los espectadores puedan escuchar lo que se siente al formar parte de la tripulación”, afirmó.

Mediciones en tiempo real y precisión milimétrica

Debido a la delimitación de “una ventana temporal fija” para cada regata con el fin de “satisfacer al espectador y las televisiones”, los “ajustes en el recorrido” son una constante para favorecer el espectáculo. Más allá de la variabilidad e imprevisibilidad del viento y el mar, que en ambos casos deben ser “medidos debidamente en tiempo real”: “Tenemos que medir la dinámica de los barcos, el balanceo, el cabeceo y la guiñada con una precisión de décimas de grado, y calcular la distancia en milímetros a la que se encuentran sobre esa superficie en constante movimiento”.

A su vez, las dimensiones de los barcos (unos 25 metros de eslora) y las altísimas velocidades que alcanzan, llegando a superar los 100 kms/h, también suponen una dificultad añadida a la hora de producir la señal. “Necesitamos saber su posición exacta con una precisión de centímetros y centésimas de segundo” añadió. Para asumir todos estos desafíos y llevar su señal a cerca de 200 territorios a través de una cuarentena de partners, la America’s Cup dispone de un equipo “con un sólido conocimiento en náutica adquirido a lo largo de diversas ediciones”. A su vez, el evento ha sellado diversos acuerdos con algunas tecnológicas de reconocido prestigio en el mundo de la vela, que contribuirán a que la próxima edición que se celebrará en el 2024 en Barcelona pueda ser la más vista en la larga historia de la competición.