La descarbonización llega a los equipos aéreos de extinción de incendios

La descarbonización en el transporte avanza no sólo por tierra y mar, sino que los combustibles sintéticos se han comenzado a probar también en el campo de la aviación. Más concretamente, los helicópteros que prestan servicio en extinción de incendios y rescate en montaña en Castilla y León utilizarán este tipo de combustible renovable.

Los biocombustibles se intuyen como una solución de transición para todos los segmentos de la movilidad, especialmente aviones, helicópteros, barcos, camiones, autobuses o automóviles sin necesidad de hacer modificaciones en el motor ni en las infraestructuras de distribución y de repostaje ya existentes. 

La base de helicopteros esta en Valladolid
La base de helicópteros está en Valladolid

A tres bandas

El Consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, junto con representantes de la compañía de helicópteros Eliance y la energética Repsol, han presentado un acuerdo para la utilización del SAF (Sustainable Aviation Fuel) en los aparatos de la firma. 

Así, todos los helicópteros de la empresa Eliance, que operan desde la base de Valladolid, podrán volar durante los próximos meses utilizando un combustible renovable para la aviación. En concreto, estos helicópteros que operan para salvamento y lucha contra incendios utilizarán cerca de un 3% de SAF y evitarán la emisión de 3,8 kg de CO2 por cada kilo de combustible empleado.

Para suministrar el producto, Eliance cuenta en la base del Vivero Forestal Central con un tanque de almacenamiento de 15.000 litros que utiliza ya combustible renovable, fabricado a partir de residuos orgánicos como aceites vegetales usados, residuos agrícolas, agroalimentarios y forestales que no se destinan a la alimentación, por lo que fomentan la economía circular.

Por su parte, Repsol ha anunciado que pondrá en marcha en las próximas semanas la planta de biocombustibles avanzados de España, situada en el puerto de Cartagena, que producirá más de 200.000 toneladas al año de combustible renovable para el sector de la aviación y permitirá reducir 900.000 toneladas de CO2 al año, tras una inversión de más de 200 millones de euros.

Recordar que Repsol fabrica y comercializa biocombustibles desde hace más de dos décadas, y desde 2019, incorpora residuos orgánicos en su fabricación. En 2025, Repsol tendrá una capacidad de producción de 1,3 millones de toneladas de combustibles renovables y llegará a más de dos millones de toneladas en 2030, lo que le posicionará como una empresa líder en la producción de estos combustibles en España y en Europa.

El consejero Suárez-Quiñones ha explicado que Castilla y León genera un 55% más de energía renovable que su consumo energético total; por tanto “producimos hoy con renovables 7.272 MW más de lo que consumimos. Somos la 1ª Comunidad Autónoma de España en producción y en exportación de energía renovable”.