El dilema del transporte en España: escasez de conductores y soluciones urgentes para eliminar barreras de acceso a la formación profesional

En España faltan aproximadamente 20.000 conductores, y este déficit se agrava por el envejecimiento de la población conductora

En la actualidad, España se enfrenta un desafío crítico en el sector del transporte: la escasez de conductores. Este problema no solo afecta a las empresas de transporte, sino que repercute en todo el país, ya que el transporte es una actividad esencial que garantiza el funcionamiento de otras industrias y servicios, así como el abastecimiento de la población. La falta de conductores no solo amenaza la competitividad del sector, sino que podría paralizar el país entero si no se toman medidas inmediatas.

Según los últimos estudios, en España faltan aproximadamente 20.000 conductores, y este déficit se agrava por el envejecimiento de la población conductora, con la mayoría de los conductores superando los 50 años y los nuevos que acceden a la profesión superando los 38 años.

¿Cuáles son las causas de esta escasez de conductores? 

Los motivos son diversos, pero se pueden resumir en varios puntos clave. En primer lugar, existe una falta de relevo generacional debido a las barreras de acceso a la profesión. En España, no es posible acceder de forma fácil al sector a través de la Formación Profesional hasta los 21 o 24 años, lo que hace que los jóvenes opten por otras carreras profesionales. Además, las condiciones laborales, tanto económicas como emocionales, deben seguir mejorando para atraer a muchos potenciales conductores. La carga física y emocional de la tarea de conducción es un reto que esta alejado del ideario juvenil de las nuevas generaciones.

El Cluster de la Formación visitó a a Roser Obrer, directora general de Transporte por Carretera

El aumento de los costes también juega un papel importante en esta crisis de mano de obra. Aunque el sector del transporte no puede trasladar todos sus gastos a los precios del transporte sin perder competitividad, el incremento de los precios del combustible y otros costes operativos afecta gravemente a la viabilidad del transporte.

¿Qué soluciones podrían abordar esta crisis?

La respuesta a este desafío debe ser multifacética. Facilitar el acceso a la profesión a través de la FP y la incorporación del aprendizaje electrónico, mejorar las condiciones laborales y facilitar la conciliación familiar son medidas fundamentales. Además, es crucial eliminar las tareas ajenas a la conducción que los conductores realizan actualmente, para así mejorar su calidad de vida laboral y evitar desgastes innecesarios.

Es necesario facilitar el acceso a la profesión a través de la FP y facilitar el aprendizaje electrónico con la implementación de la teleformación en los cursos de CAP, tanto para la formación inicial como continua de los conductores

¿Cómo podemos retener y atraer a esta mano de obra?

Es fundamental hacer que la profesión sea más atractiva para los jóvenes, ofreciendo planes de estudio que permitan su progreso y crecimiento profesional. La especialización profesional y la mejora de las condiciones laborales también son aspectos clave para retener a los conductores existentes. Además, se deben proporcionar facilidades como aparcamientos seguros que permitan el descanso efectivo de los conductores y mejorar la seguridad en las rutas.

La escasez de conductores en el sector del transporte es un problema real que requiere soluciones urgentes y coordinadas. Se necesita un enfoque integral que aborde las causas subyacentes de esta crisis y que ponga en el centro de la estrategia al conductor, garantizando su bienestar y dignificando su profesión. Es necesario un compromiso conjunto de las empresas, las instituciones educativas y las autoridades gubernamentales para abordar este desafío y asegurar un futuro sostenible para el sector del transporte en España.

Revisión urgente de la normativa vigente

La normativa vigente en España requiere una revisión urgente para asegurar que el proceso formativo no desanime a aquellos que desean ingresar al sector del transporte por carretera. Con el objetivo de atraer a las nuevas generaciones, tanto hombres como mujeres, y promover la movilidad segura y sostenible, es crucial que el Gobierno apruebe un conjunto de medidas específicas.

La normativa vigente en España necesita una revisión que asegure que el proceso formativo no desanime a aquellos que desean ingresar al sector del transporte por carretera

Estas medidas incluyen la eliminación del requisito de poseer previamente el permiso de conducir para obtener el Certificado de Profesionalidad (CP), así como la convalidación automática de la autorización CAP para aquellos que completen este CP. Además, se propone la creación de una amplia red de centros de Formación Profesional (FP) especializados en la formación de conductores.

Desde el Cluster Académico del Transporte y la Movilidad Segura y Sostenible, compuesto por AT Academia del Transportista, la Asociación del Transporte Internacional por Carretera (ASTIC), la Fundación Corell, EcoDriver y DAC Docencia, exigimos al Gobierno de España que arbitre las medidas para acabar con el contradictorio disparate de ofrecer una FP para ser conductor profesional, de 2.000 horas y 2 años de duración, de la que los estudiantes salen con su flamante título educativo que les reconoce como conductores pero sin obtener los permisos de conducir necesarios para subirse a un camión o autobús. 

Urge, por tanto, la simplificación del proceso de obtención del permiso de conducir en el marco de la FP, y con docentes con el título de profesor de autoescuela, siguiendo el ejemplo de las escuelas y organismos militares, así como de la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil. También es prioritaria la publicación inmediata de la Orden Ministerial que facilite la implementación de la teleformación en los cursos de CAP, tanto para la formación inicial como continua de los conductores.