Licitada la segunda fase del Espigón Central del puerto de Bilbao

Tras la pertinente autorización por parte del Consejo de Ministros, la Autoridad Portuaria de Bilbao no ha tardado una semana en sacar a licitación las obras correspondientes al proyecto constructivo de la Segunda Fase del Espigón Central del Puerto de Bilbao.

Esta segunda fase del Espigón Central generará una nueva superficie portuaria de 31,2 hectáreas y supondrá la culminación de la ampliación del puerto en el Abra exterior, que se inició en la década de 1990. En total, serán 672.000 metros cuadrados de superficie logística que generarán riqueza y empleo para Euskadi como polo logístico, comercial e industrial de primer orden.

La obra sale a licitación por 55,44 M€ y un plazo de 26 meses

El presupuesto de licitación del contrato es de 55,44 millones de euros con cargo a recursos propios de la Autoridad Portuaria, y cuenta con un plazo de ejecución de 26 meses. El plazo de presentación de ofertas finaliza el próximo 20 de junio, previéndose que el contrato pueda adjudicarse bien avanzando el verano, de tal modo que las obras se inicien en el otoño.

Economía circular

Como especial singularidad constructiva en este tipo de obras portuarias, el contrato en licitación prevé la construcción de los cajones, rellenos de trasdós y superestructura de los nuevos muelles portuarios generados, de tal modo que el relleno del vaso interior resultante se materializará seguidamente mediante la reutilización de excedentes de materiales procedentes de otras obras públicas del entorno, en un significativo ejemplo de economía circular.

La superficie logística, ganada al mar junto con los 362.000 metros cuadrados de la primera fase del Espigón Central, finalizada en el 2021, tendrá acceso al mar mediante el muelle (A3) de 664 metros lineales y el otro muelle (A4), de 347 metros, ambos con un calado de 21 metros. 

La segunda fase del Espigón Central es una obra estratégica para el puerto de Bilbao. Su ejecución permitirá dar respuesta a la demanda de suelo portuario para acoger nuevos proyectos y mantener a Bilbao como puerto de referencia en el Cantábrico.