Esta crisis nos ha obligado a reinventarnos, a ser más proactivos y a sacar lo mejor de nosotros mismos

José Fuertes

General Manager

y José Luis Mercader

CEO de Interglobo

Estamos convencidos de que la tendencia de recuperación seguirá al menos hasta el primer trimestre del año, coincidiendo con la finalización del Año Nuevo Chino, país entorno al que gira aproximadamente el 40 % del comercio internacional

La crisis del Covid-19 ha puesto de manifiesto la capacidad de adaptación de un sector especialmente expuesto a los cambios en el comercio internacional.

La pandemia ha provocado una revolución sin precedentes en nuestras formas de trabajo, adaptando los espacios de trabajo, instalando pantallas protectoras en las mesas de trabajo, acelerando el proceso de digitalización, readaptando los horarios de los empleados o la puesta en marcha de manera habitual del teletrabajo, entre otros aspectos.

Después de unos meses de abril y mayo en el que el Covid-19 impactó considerablemente tanto a nivel laboral como en el plano social, en esta última parte del año hemos podido comprobar como los tráficos han experimentado una tendencia positiva, aumentando notablemente nuestra carga de trabajo.

En este sentido, no podemos más que agradecer a toda nuestra plantilla la proactividad que han mostrado a la hora de afrontar los cambios, sacando lo mejor de sí mismo y ofreciendo una excelente respuesta tanto en el cumplimiento de las medidas sanitarias como en su adaptación a los nuevos métodos de trabajo.

El Nuevo Año chino podría marcar un punto de inflexión

Aunque resulta complicado prever lo que va a suceder durante el próximo año dada la incertidumbre que todavía genera el Covid-19, desde Interglobo mantenemos el optimismo y esperamos que los tráficos continúen con la evolución mostrada en los últimos meses.

Estamos convencidos de que esta tendencia seguirá al menos en el primer trimestre del 2021, coincidiendo con la finalización del Año Nuevo Chino, país entorno al que gira aproximadamente el 40% del comercio internacional.

A partir de ahí, posiblemente podríamos, dentro de la incertidumbre y siempre y cuando la pandemia esté medianamente controlada, empezar a notar como las aguas vuelven a su cauce natural.

EL FUTURO LOGÍSTICO EN CANAL