Euskadi anuncia 600 M€ para afrontar las dificultades de las empresas

Las empresas vascas van a contar con un plan de ayudas de 600 millones de euros para afrontar las dificultades económicas derivadas, entre otras, de la crisis en el Mar Rojo. Así lo ha indicado la consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, señalando que este dinero saldrá de “fondos propios”.

Las dificultades en la cadena de suministro ya se dejan sentir en algunas empresas vascas, como es el caso de Michelín. Arantxa Tapia señala que “si no circulan los buques por el Canal de Suez, y tienen que hacer un viaje más largo, se encarecen los fletes y podemos encontrarnos con que los suministros tarden más en llegar y en que sean más caros. Eso dificulta y genera incertidumbre en nuestras empresas”. señala la consejera para quien “no es la situación ideal, pero hay que ir buscando soluciones” y apela a la experiencia al decir que “ya lo vivimos en pandemia”.

Descarbonización de la economía

En su comparecencia, Arantxa Tapia ha señalado la necesidad de descarbonizar la economía y, una pieza fundamental es la próxima Ley de Transición Energética y Cambio Climático. El texto está muy avanzado en ponencia y “consideramos que en un mes podemos tener la ponencia con dictamen y enviado a pleno para su aprobación”. Por tanto, la consejera cree que será posible “aprobarla en un mes”, cumpliendo con los plazos necesarios antes de que se convoquen elecciones autonómicas.

Como antecedente, en octubre del 2021 el Gobierno Vasco aprobó el Plan de Transición Energética y Cambio Climático 2021-2024, es decir este Plan al que se le está haciendo el seguimiento, que tiene como objetivo reducir en un 30% la emisión de GEI respecto a 2005; lograr que la cuota de energías renovables represente el 20% del consumo final de energía; y asegurar la resiliencia del territorio vasco al cambio climático.

Según Tapia, “hemos trabajado mucho para tener la mejor Ley, que permita abordar un futuro mejor en Euskadi, teniendo en cuenta a las personas ante el cambio climático y la transición energética. Confío en que se aprobará en febrero”. El hecho de que no haya enmiendas a la totalidad, y sólo sean enmiendas parciales, ofrece cierta seguridad de cara a su tramitación. “Espero y confío en que lleguemos a algunos acuerdos con la oposición. Vamos a analizar cada enmienda enviada, que han sido muchas y con carácter de mejora”, apunta la consejera. 

La nueva Ley permitirá avanzar en la renovación y electrificación del parque móvil, y para poner en marcha nuevos parques de producción de energías renovables. “Necesitamos energías renovables de todo tipo y tamaño, tanto pequeñas comunidades energéticas como grandes parques fotovoltaicos o eólicos” para conseguir la descarbonización de cara a 2050 y, para lograrlo, “la colaboración público-privada entre empresas y administraciones será imprescindible para poder acelerar el proceso” finaliza Arantxa Tapia.