Fenadismer pide seguir el modelo italiano para las ayudas al transporte

En el sector del transporte y la logística se han firmado 11.621 operaciones de financiación acogidas a la línea de ayudas ICO Covid-19 puesta en marcha por el Gobierno el pasado mes de abril, lo que representa sólo el 4% de los 40.000 millones de euros previstos hasta ahora para dotar de liquidez a autónomos, pymes y empresas

A principios del pasado mes de abril, el Gobierno puso en marcha la línea de préstamos del Instituto de Crédito Oficial ICO, denominada línea ICO Covid-19, apoyada en una línea de avales públicos, por importe hasta ahora de 40.000 millones, para garantizar la liquidez de las empresas, especialmente autónomos y pymes.

En el primer mes de existencia dela nueva línea de financiación, que se tramita ante las entidades financieras, sehan aprobado un total de 298.971 operaciones de financiacióna 272.048 empresas, con un importe avalado de 30.192 millones, de las que alrededor del 80% de las empresas que han formalizadolos préstamos han sido autónomos o micropymes con menos de 10 empleados.

Sin embargo, según ha podido constatar Fenadismer en el sector del transporte y la logística dicha línea no ha tenido apenas acogida, como lo demuestra el hecho de que sólo ha representado el 4,27% del volumen total de operaciones, a diferencia de otros sectores económicos, como son el turismo, comercio, textil y automoción. Así, hasta el pasado fin de semana, sólo se habían acogido un total de 8.951 empresas del transporte y la logística, suscribiendo un total de 11.621 operaciones de préstamo.

 En cuanto a la modalidad de financiación másformalizada por autónomos y pymes ha sido el préstamo a 60 meses (5 años), enconcreto un 735 de las operaciones. Un porcentaje similar son las operacionesformalizadas a tipo de interés fijo, con una media del 2,12%, aunque algunosBancos han aplicado un tipo de hasta el 6%. Las operaciones formalizadas ainterés variable han sido suscritas a un diferencial Euribor a 1,95% de media,aunque en algunos casos ha alcanzado hasta el 4%. Además, en el 88% de lasoperaciones de préstamo contratadas, las entidades bancarias han establecidocomisión de apertura, en torno al 0,37% de media sobre el principal delpréstamo concedido.

“Tan bajo nivel de formalización de este tipo deproductos financieros en el sector del transporte por carretera, que recordemossólo se concede por las entidades financieras sólo a aquellos autónomos y pymesque no hayan tenido pérdidascontables o alguna situación de morosidad anteriores en los últimos 3 años,situación que se da en un porcentaje muy alto de las empresas del sector deltransporte, precisamente las que con mayor necesidad precisan dotarse deliquidez para hacer frente a sus deudas, motiva una vez más que desde Fenadismerinsistamos en la  necesidad de que el Gobierno articule un plande ayudas específico para el sector del transporte por carretera, por sucarácter esencial, evitando la quiebra inmediata y desaparición de miles deautónomos y pequeñas empresas de transporte por la imposibilidad de atender asus pagos más inmediatos”.

Así,entre las medidas que debería incluir este plan de salvamento, Fenadismerconsidera que “debería aprobarse con carácter inmediato, además de las yaestablecidas en materia tributaria y laboral para todos los sectoreseconómicos, una moratoria en el pago a las entidades financieras de laspróximas cuotas mensuales de financiación de los vehículos de transporte  (leasing y renting principalmente), añadiéndolasal final del período de amortización del pago del vehículo para evitar un colapsode liquidez al autónomo o pyme solicitante una vez desaparezca la actualsituación extraordinaria”.

Asimismo,Fenadismer “considera necesario articular una línea de ayudas económicas quepermita dotar de liquidez a las empresas transportistas que están másnecesitadas, para poder hacer frente al pago de sus suministros y consumos,utilizando como referencia el modelo aprobado por el Gobierno italianoconsistente en una línea de financiación automática avalada al 100% por elEstado con un límite máximo de hasta 25.000 euros por pyme en función de suvolumen de facturación en el año anterior”.