FGC, activista en la lucha contra el cambio climático y contaminación

A través de Estrategia de Activismo de FGC 2020-2030, hemos adquirido el compromiso de luchar de manera decidida para evitar el cambio climático.

La sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático constituyen uno de los ejes básicos de la Estrategia 10/30 de FGC. En esta Estrategia se especifican los retos globales a los que nos enfrentamos como sociedad y la manera como FGC puede ser una herramienta eficaz para contribuir a transformarlos en oportunidades.

Pero, además, a través de Estrategia de Activismo de FGC 2020-2030, hemos adquirido el compromiso de luchar de manera decidida para evitar el cambio climático.

En uno de los ejes de la Estrategia de Activismo de FGC destacamos que queremos #TriarElCamíSostenible (escoger el camino sostenible). Explicamos cómo hacerlo: trabajando por la sostenibilidad ambiental, la acción climática y la protección del capital natural. Con esto avanzamos en el cumplimiento de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible (6, 7, 11, 12, 13, 15 y 17).

Estamos convencidos que con este reto de la Estrategia de Activismo contribuiremos a ganar la lucha contra la crisis climática. Y ya lo estamos haciendo. Trabajamos para convertirnos en una empresa neutra en carbono, reduciendo la huella de carbono a través de las nuevas tecnologías; impulsando acontecimientos sostenibles y la economía verde y circular; y mejorando la resiliencia a partir de la adaptación de las infraestructuras, dependencias y servicios a los efectos del cambio climático.

En FGC nos sentimos orgullosos de ser una empresa líder en la adopción de medidas como por ejemplo la adquisición de energía de origen renovable solar en un 100%, la descarbonización del parque de vehículos, la instalación de iluminación de bajo consumo, la implantación de placas solares o la adopción de medidas de conducción eficiente y recuperación de energía, o haber reducido un 90% la utilización del papel, entre otras muchas.

En FGC nos sentimos orgullosos de ser una empresa líder en la adopción de medidas como por ejemplo la adquisición de energía de origen renovable solar en un 100%.

Estamos desarrollando acuerdos e iniciativas, tanto de carácter comercial como tecnológico, con el objetivo que nuestras estaciones acontezcan centros de movilidad a partir de los cuales se puedan establecer cadenas de transporte más sostenibles, tanto para viajeros como para mercancías. Algunos ejemplos son la instalación de microcentros de distribución de pequeña paquetería, con la reducción del coste ambiental de la distribución urbana al destinatario final, o la facilitación de la intermodalidad con modos sostenibles, desde nuevos sistemas de movilidad hasta la electrificación de los sistemas de autobuses de aportación, tanto en buses, como en el vehículo privado.

Pero la punta de lanza verdadera y auténtica de lucha contra el cambio climático y contaminación es el crecimiento de nuestra oferta de transporte público, de movilidad limpia, movida por energía 100% limpia. Por eso los proyectos claves de nuestro futuro tienen que ver con el incremento de la dotación de transporte público que sea suficiente, en términos de atractivo y capacidad para constituir una alternativa de calidad y atractiva al vehículo privado y promover la transición hacia un modelo sostenible de movilidad.

El año 2019, con la evolución de las emisiones vinculadas a la generación eléctrica, el transporte se convirtió en el sector con mayor peso en las emisiones de gases de efecto invernadero en Catalunya con 1/3 del total de las emisiones. Por lo tanto, es esencial una acción decidida y efectiva para impulsar la descarbonización del sistema de transporte. En el año 2019, Ferrocarrils ya redujo un 84% las emisiones de gases invernadero. Pero esto es una gota demasiado pequeña.

Actualmente, FGC tiene una capacidad de transporte de 120 millones viajes al año en las Líneas Metropolitanas y a la línea Lleida-La Pobla de Segur. Con las actuaciones que tenemos previstas, nuestra gran apuesta para el 2026 es doblar la oferta actual de transporte público, pasando a más de 250 millones de oferta, fomentando así una verdadera revolución modal y de transferencia real de usuarios del vehículo privado hacia el transporte público colectivo.

El transporte público es la alternativa más sostenible para el transporte de pasajeros y mercancías. Gracias a nuestros servicios actuales evitamos más de 80 millones de desplazamientos en vehículos privados y más de 80.000 camiones cada año. ¡Esto lo tenemos que triplicar en 5 años!

La evolución hacia un sistema de transporte más sostenible y respetuoso con el territorio y, en particular, que suponga una reducción de las emisiones de efecto invernadero, pasa necesariamente por articular una oferta de transporte público que sea capaz de atraer usuarios del vehículo privado. El sistema actual de transporte público presenta limitaciones que imposibilitan el cambio modal masivo que requiere la situación de emergencia en que nos encontramos. Pero en los momentos de emergencia es donde se pone de manifiesto quien apuesta realmente y quien solamente habla.

FGC plantea una serie de actuaciones muy significativas los próximos años que están destinadas a facilitar este cambio modal y la transferencia de personas usuarias del vehículo privado al transporte público colectivo a través de un incremento de capacidad y prestaciones. Para que estas actuaciones sean efectivas habrá que complementarlas con acciones imprescindibles más pequeñas, tanto tecnológicas como operativas, que permitan maximizar la eficacia de los sistemas de transporte y faciliten la intermodalidad en los desplazamientos.

Tenemos planificadas una serie actuaciones que son imprescindibles para dar una respuesta tanto en términos de volumen, es decir, de capacidad del trenes; como de calidad, es decir, de regularidad, de tiempo de viaje, de nivel de ocupación; que dote el transporte público de atractivo para captar el usuario del vehículo privado. De estas actuaciones, además el incremento con nuevos trenes y servicios de las líneas Barcelona-Vallès y Llobregat-Anoia para el 2020 y el 2023, quiero destacar el servicio ferroviario al aeropuerto de Barcelona (R-Aeroport), la unión de las líneas del Vallès con Llobregat-Anoia con la prolongación entre Plaça Espanya a Gràcia, las nuevas cercanías de Lleida o el nuevo tren-tramo del Camp de Tarragona, el desdoblamiento de la línea Barcelona-Vallès, sin olvidar actuaciones que también tenemos que hacer en las estaciones de montaña ante el reto de la crisis climática.

Finalmente, entre otros compromisos adquiridos por FGC, seguimos promocionando una movilidad sostenible hasta las estaciones. Lo haremos promoviendo que la movilidad que hagan sea fácil y rápida en el acceso desde las áreas metropolitanas y grandes hubs de conectividad de la movilidad (aeropuertos, estaciones de tren, puertos, corredores viarios europeos) hasta las estaciones y núcleos de residencia próxima en transporte púbico o medios de movilidad limpia, colectiva, verde y sostenible. Y a la vez complementar esta movilidad colectiva, verde, limpia y sostenible desde los núcleos de residencia próxima a las estaciones hasta las estaciones.

FGC es una empresa activista porque estamos convencidos que los retos para transformar y avanzar son posibles; porque nos preocupa el futuro de la sociedad y porque queremos estar involucrados con el logro de los objetivos que tenemos planteados en beneficio de la humanidad.

LOS ODS Y LAS ENERGÍAS RENOVABLES EN CANAL