Finnlines bota su segundo ro-pax ecológico de la serie “Superstar”

El programa de nueva construcción ro-pax de Finnlines avanza con buen pie, garantizando una opción más sostenible para la carga y los pasajeros. Así pues, el segundo buque de la clase Superstar, “Finncanopus”, ha sido botado en el Astillero China Merchants Jinling en Weihai el 30 de diciembre. El primero de la serie, el “Finnsirius”, se lanzó en agosto de 2022. Así, los dos buques más grandes y ecológicos de la naviera representada en nuestro país por Consignaciones Toro y Betolaza, encaran la recta final para su puesta en marcha.

Los nuevos buques de carga y pasajeros de la clase “Superstar”, es decir, buques ro-pax, que entrarán en circulación en 2023, prestarán servicio en la ruta Naantali–Långnäs–Kapellskär entre Finlandia, las Islas Åland y Suecia.

Según apunta el presidente y director ejecutivo de Finnlines, Tom Pippingsköld, “el tráfico de mercancías regular y fiable en el Mar Báltico es la columna vertebral de las economías de la región y la seguridad nacional del suministro”. Además, Pippingsköld también subraya que el puente marítimo entre Finlandia y Suecia es una de las tres conexiones en Finlandia importantes para el comercio y la industria. Pues cabe recordar que el alrededor del 90% de las exportaciones e importaciones finlandesas y suecas se realizan por vía marítima. “Nuestro servicio ha sido muy importante para nuestros clientes. Aumentar la capacidad de carga y pasajeros y mejorar la comodidad de los pasajeros en la ruta fortalecerá el servicio”, señala Pippingsköld.

Focalizados en la sostenibilidad

Los buques “Superstar” son respetuosos con el medio ambiente gracias a que equipan varias tecnologías innovadoras. El sistema de lubricación por aire crea burbujas de aire que reducen la fricción y la resistencia hidrodinámica. El suministro eléctrico terrestre (OPS) proporcionará una fuente alternativa de energía y no será necesario hacer funcionar motores auxiliares, lo que reduce las emisiones y el ruido. Un banco de baterías de alta potencia se cargará en el puerto y generará energía en el mar. Los engranajes reductores de dos velocidades mejorarán la eficiencia de la propulsión y ahorrarán combustible.

Los valores verdes también se priorizan en el diseño de las instalaciones y servicios a bordo. Como ejemplo, la iluminación y la ventilación se pueden ajustar automáticamente en el alojamiento, lo que reduce el consumo de energía. El material reciclado se utiliza en los muebles. Los materiales impresos, como menús, programas de viaje y listas de precios, son reemplazados por pantallas digitales y aplicaciones móviles. Además, se favorecerán los proveedores locales, lo que significa distancias de transporte más cortas.

Un programa de inversión de 500 millones de euros

“Las tecnologías innovadoras garantizarán que las personas y los bienes se transporten de manera confiable y sostenible, y Finnlines está preparada para cumplir con las nuevas regulaciones y enfrentar nuevos desafíos”, dice Tom Pippingsköld. En este sentido, los nuevos buques ingresarán al tráfico entre Finlandia, las Islas Åland y Suecia en la ruta Naantali–Långnäs–Kapellskär. Los buques garantizarán una opción más sostenible para los viajes y el transporte de mercancías.

Por último, ambas embarcaciones tienen capacidad para 1.100 pasajeros, que es el doble de las embarcaciones actuales en la ruta. La capacidad de carga también aumentará de alrededor de 4.000 metros lineales a 5.200. Los nuevos buques ro-pax forman parte del programa de inversión de 500 millones de euros de Finnlines.

En este programa se incluye la puesta en marcha de tres buques híbridos – eléctricos que operan en las rutas del Báltico, los mares del norte y el Cantábrico, con escala semanal en el puerto de Bilbao. Se trata de los barcos “Finneco I”, “Finneco II” y “Finneco III”  que incorporan propulsión dual y carga de baterías por medio de paneles solares.