Formar y transformar

Nuestra industria logística-marítima y portuaria es claramente generadora de ocupación y un motor importante de nuestra economía. Nos sorprende aún lo poco conocido y a veces valorado que es nuestro sector desde fuera, cuando para los que nos dedicamos a él resulta una industria muy dinámica y motivante

Una vez más El Canal nos pide a los consignatarios nuestra colaboración para un especial sobre formación en el sector. Lo agradecemos sin duda ya que para nosotros la formación es una columna fundamental de nuestra actividad.

Nunca me canso de recordar que las agencias marítimas son empresas de servicios en las que su principal activo es la confianza que reciben del armador. Esta confianza sólo se consigue actuando de manera profesional y demostrando día a día unos conocimientos y un saber hacer que es útil y da valor a la cadena del transporte marítimo. Las múltiples tareas que realiza un consignatario de buques las llevan a cabo mayoritariamente personas con distintos perfiles trabajando en equipo.

Para garantizar un alto nivel de servicio la formación continua interna y externa es fundamental. Lamentablemente los consignatarios no hemos conseguido aún tener una capacitación profesional reglada y oficial como tienen otras actividades del ámbito logístico-portuario. Hoy en día, prácticamente cualquiera puede darse de alta de consignatario en un puerto sin acreditar experiencia, medios o capacidad. Esto no ocurre en otros países de nuestro entorno y no nos parece apropiado ni garantista.

La labor de los consignatarios es un trabajo en equipo

Nuestro interés por la formación ha llevado desde hace años a nuestra asociación a participar en cuantos foros o plataformas hemos podido y nos han invitado. Nos interesa que la formación oficial (universidades, institutos, FPs, etc.) pongan su atención en nuestro sector y formen alumnos que respondan a los perfiles que necesitamos. Nuestra industria logística-marítima y portuaria es claramente generadora de ocupación y un motor importante de nuestra economía. Nos sorprende aún lo poco conocido y a veces valorado que es nuestro sector desde fuera, cuando para los que nos dedicamos a él resulta una industria muy dinámica y motivante. Si la pandemia ha tenido algún punto positivo, es el de reflejar lo importantes que son las cadenas de transporte marítimo puerta a puerta.

La Asociación de Consignatarios de Barcelona ha hecho un gran esfuerzo en desarrollar sus propios cursos de formación con la ayuda de la UOC y con el objetivo de cubrir un vacío formativo y con el deseo de aportar una visión práctica, profunda y profesional. Estos cursos están siendo refrendados y promocionados por nuestra federación internacional Fonasba.

Es importante destacar que, pese a existir una necesidad continuada por cubrir puestos de trabajo, a las empresas contratantes nos cuesta encontrar perfiles adecuados. Es por este motivo que nos interesa implicarnos en el actual estudio de perfiles profesionales de la comunidad marítimo-portuaria y logística de Barcelona. Queremos participar en todos los foros y mesas de formación como el que acoge el Consell Rector per a la Promoció de la Comunitat Portuaria de Barcelona o en la tradicional iniciativa de Forma´t al Port en la que colaboramos entusiásticamente desde el 2015. También en los convenios de colaboración con el Departament d’Ensenyament de la Generalitat para la promoción de contrataciones en prácticas y formación dual en nuestras empresas. A esto se une al convenio firmado con la Escola Superior Politécnica TecnoCampus (UPF) para la realización de prácticas curriculares de sus estudiantes.

Por otra parte, en los últimos años, la Asociación de Consignatarios de Barcelona ha hecho un gran esfuerzo en desarrollar sus propios cursos de formación con la ayuda de la UOC y con el objetivo de cubrir un vacío formativo y con el deseo de aportar una visión práctica, profunda y profesional. Estos cursos están siendo refrendados y promocionados por nuestra federación internacional Fonasba y hoy en día cubren la temática de línea regular y de carga rodada, estando en preparación un tercer curso sobre el sector tramp que se dará a conocer este año. Hasta el momento han pasado por nuestras aulas virtuales 700 alumnos de más de 15 nacionalidades distintas.

La Asociación de Con­signatarios de Barcelona ha hecho un gran esfuerzo en desarrollar sus propios cursos de formación con la ayuda de la UOC. Estos cursos están siendo refrendados y promocionados por la federación inter­nacional Fonasba

Me parece interesante añadir que el sector en general y la agencia marítima en particular se encuentran en un momento especialmente interesante Los consignatarios, como muchos otros colectivos, estamos abocados a la transformación digital. Vamos a tener que revisar cómo hacemos las cosas y cómo nos interrelacionamos con el resto de la comunidad: armadores, autoridades, clientes, proveedores, etc. Lo que entendemos hoy por un ecosistema de empresas que colaboran e interactúan entre sí.

Los hábitos de consumo están cambiando con el comercio electrónico y la necesidad de los operadores y usuarios por tener información fiable y al momento es cada vez mayor. La eliminación de trámites en papel o presenciales se ha acelerado con la aparición del Covid, pero aún ha de ir más allá. Muchos procesos comerciales, documentales o financieros pueden ser automatizados de forma segura con herramientas como el blockchain o el análisis big data, por poner sólo dos ejemplos.

Los consignatarios, como muchos otros colectivos, estamos abocados a la transformación digital. Vamos a tener que revisar cómo hacemos las cosas y cómo nos interrelacionamos con el resto de la comunidad.

Necesitamos pues a personas formadas y capaces de aportar una visión innovadora y puede que incluso disruptiva sobre el modelo de negocio tradicional.

De todas formas, hay factores que no variarán mucho. Como ya he indicado, los consignatarios somos empresas de servicios y nos debemos a los armadores y operadores representados, así como a los embarcadores y usuarios. 

La actitud de servicio es algo que no es fácil de transmitir y en nuestra profesión requiere de conocimientos, compromiso y accesibilidad (24/7 en muchas ocasiones). 

Desde esta plataforma de El Canal me permito animar a las empresas a seguir apostando por la formación continua como medio para llevar a cabo esta transformación que debe estar encaminada a mejorar los servicios que ofrecemos y añadir valor a la cadena de transporte y logística.

También me gustaría hacer llegar a los jóvenes y no tan jóvenes, el mensaje de que los consignatarios y el sector en general necesitamos incorporar savia nueva y personas con perfiles cualificados y con espíritu de transformación.