Francia avanza hacia una logística competitiva y sostenible

Como cada año, la Dirección General de Empresas (DGE), dependiente el Ministerio francés de Economía, Finanzas, Industria y Digitalización, ha publicado su informe de actividad y los planes a desarrollar en el 2023. En este informe anual se detallan las principales acciones y medidas en torno a seis sectores de actividad en los que, a pesar de haber creado en 2020 la agencia France Logistique, dirigida por la exministra Anne-Marie Idrac, la logística no dispone de un espacio concreto, sino que se ofrece como servicio a los otros seis sectores: comercio, industria, digitalización, servicios, turismo y profesiones liberales.

A pesar de no contar con epígrafe propio, en el informe se reconoce que el sector logístico que, con 150.000 empresas, produce 1,8 millones de empleos y representa casi el 10% del PIB francés. Para poder afrontar los retos de la planificación ecológica y energética, la DGE, a través de France Logistique, contribuyó en el 2022 a la elaboración de una estrategia nacional de logística sostenible en relación con la profesión. Esta trayectoria se evaluará utilizando indicadores agrupados dentro de un observatorio lanzado a fines de 2022 en conjunto con el Ministerio de Transporte.

Así se indican “actuaciones decididas” sobre los tres grandes retos del sector logístico, a saber, espacio logístico, transformación ecológica e innovación. Tres desafíos para la planificación logística en los que se ha trabajado para garantizar el acceso a espacios logísticos necesarios para la actividad del sector con la selección y mejora de 49 “espacios logísticos” susceptibles de albergar las actividades del sector y el lanzamiento de “conferencias regionales de logística”, con el fin de identificar las necesidades logísticas regionales e identificar las ofertas existentes.

Por otro lado, se ha venido trabajando en la “ecologización” y apoyó la descarbonización de la actividad logística con el lanzamiento de una convocatoria de proyectos, dotada con 65 millones de euros, destinada a iniciar el desarrollo del transporte eléctrico de mercancías por carretera. Se trata de una acción estratégica en vista del impacto del transporte por carretera en el total del transporte de mercancías (85%) y las emisiones anuales de gases de efecto invernadero, que suponen el 10% del total emitido en todo el país.

Equipo al cargo del sector logístico galo en la DGE (foto Kim Redler)

Apoyo a soluciones competitivas

Además, y según el informe anual, se ha fomentado la innovación para apoyar la aparición de soluciones futuras que mejoren la competitividad del sector y su eficiencia. En este sentido se ha lanzado una convocatoria de proyectos, por valor de 90 millones de euros, dedicada a la descarbonización de las cadenas de suministro, facilitando la concentración de cargas y la puesta en común de sus existencias y flujos. También se ha trabajado en la estructuración del ecosistema logístico innovador, involucrando a startups, cargadores, transportistas y logísticos, a través de la organización de un encuentro nacional (Supply Tech) y la elaboración de una hoja de ruta público-privada para apoyar la innovación en logística a través de consultas con profesionales.