Fred Olsen Cruise Lines incorpora dos nuevos cruceros

Aunque la actividad en el sector de los cruceros se encuentra prácticamente congelada, las compañías no dejan de preparar un horizonte post-pandemia. Así, Fred Olsen Cruise Lines, representada por A. Pérez y Cía., ha confirmado la retirada dos buques clásicos, “Boudicca” y “Black Watch”, que van a ser sustituidos por dos nuevos buques en su flota, “Bolette” y “Borealis”. Los dos nuevos cruceros, adquiridos a la Hollanda America Line, se harán cargo de los itinerarios que ya recorrían los dos buques retirados.

El “Boudicca” y el “Black Watch” se convertirán en hoteles flotantes

El “Braemar” en una escala en el puerto de Avilés

Con estas dos incorporaciones la capacidad de la flota se incrementará en un 30% del pasaje, pues ambos buques tienen un aforo de 1.400 pasajeros, frente a los 800 de las antiguas unidades. Estos buques no son nuevas construcciones, puesto que ya operaban bajo los nombres de “Rotterdam” y “Amsterdam” y tienen ya 22 y 20 años de antigüedad.  Además Fred Olsen Cruise Lines mantiene en operación los clásicos “Braemar” y “Balmoral”, si bien éste último se encuentra en una parada técnica y la temporada de marzo-abril arrancará sólo con tres buques.  

El “Boudicca” y el “Black Watch” no correrán la misma suerte de otros cruceros afectados por la pandemia, como todos los de la flota de Pullmantur y otros de Carnival Cruise Line, Costa Cruises o P&O Cruises: sus líneas clásicas y su “glamour” de antaño han convencido a un inversor para comprarlos con destino a convertirse en futuros  hoteles flotantes. Se salvan así del desguace dos joyas de la navegación, en uso desde 1972 y 1973, respectivamente.