Gasnam lanza un simulador para evaluar la eficiencia medioambiental de los buques

La asociación Gasnam ha promovido el proyecto Ecobuq que plantea el desarrollo de un simulador, mediante modelos de conocimiento de la industria 4.0, que permite determinar para diferentes tipos de buques el retorno económico y medioambiental de las medidas llevadas a cabo para avanzar en la descarbonización de transporte. El simulador analizará las transformaciones necesarias para el uso de combustibles ecológicos, así como la implementación de distintas alternativas de mejora de la eficiencia energética, permitirá especificar la rentabilidad económica y medioambiental, así como determinar un índice que relacione ambos conceptos.

En la reunión del Comité de Protección del Medio Marino (MEPC) celebrada en junio
del 2021, se acordó la entrada en vigor de nuevas medidas encaminadas a la
reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por parte de los buques, y a
la mejora de la eficiencia energética de los mismos.

En este sentido, tanto la Organización Marítima Internacional (OMI) como la Unión
Europea han desarrollado, o están en proceso de desarrollar, normativa que regule
las emisiones y promueva una reducción de las mismas.
Por esta razón, Gasnam ha desarrollado el simulador, poniéndolo a disposición pública através del siguiente enlace.

¿Cómo funciona?

Se trata de una herramienta de análisis que permite el estudio de alternativas
propuestas a partir de los datos e información recopilada en las tareas anteriores.
La aplicación informática permite la realización de los cálculos necesarios para la
evaluación de las diferentes alternativas propuestas, mostrando como salida unos
indicadores que permitan evaluarlas y compararlas. Dichos indicadores tendrán en
cuenta factores económicos y de eficiencia energética de cara a la evaluación de
alternativas.

Para cada una de las medidas, tras introducir las variables de entrada (combustibles
alternativos, sistemas de lubricación por aire, sistema de propulsión asistido por
viento, paneles solares, sistemas de recuperación de energía residual, hélices de
alto rendimiento, pinturas de baja resistencia, limitación de la potencia), y una vez
aplicada la herramienta, se obtendrá el índice de ecoeficiencia y el índice
operativo de la intensidad de carbono (CII)
.

El formato final de la herramienta consiste en una aplicación web a la cual el
usuario accede mediante un proceso de autentificación.

¿Qué novedades se aplican?

Desde el punto de vista medioambiental los parámetros que se han considerado
han sido los índices de diseño (EEDI, EEXI) y el índice operativo de la intensidad de
carbono (CII).

Estos tres índices dan una medida de las emisiones de CO2 de un buque, por lo que
actuando sobre ellos se mejora la eficiencia del mismo.

La herramienta calculará el “Índice de eficiencia energética aplicable a buques
existentes (EEXI)”.

Con el fin de dar mayor amplitud al uso de la herramienta se ha decidido trabajar
con el EEXI, ya que el EEDI aplica únicamente a barcos de nueva construcción y el
CII está limitado a barcos cuyo arqueo bruto es igual o superior a 5.000 GT. Está
previsto ampliar la herramienta en una fase posterior para poder contemplar
medidas operativas, teniendo en cuenta en ese caso el cálculo del CII.

Para cada una de las medidas aplicadas (combustibles alternativos, sistema de
lubricación por aire, etc.) se calcula el EEXI obtenido. La diferencia entre los
distintos valores del EEXI obtenido en cada caso, se compara con el valor del EEXI
obtenido sin aplicar ninguna medida y su resultado es el que se introduce en el
índice de ecoeficiencia.

Desde el punto de vista económico, se han considerado los siguientes parámetros
de entrada: la inversión inicial, el importe a financiar, el tipo de interés, el plazo de
amortización, la tasa de descuento, el consumo de combustible, el precio del
combustible, la variación del precio del combustible, y otros posibles costes varios.
También se han tenido en cuenta diversas variables como son el mantenimiento o el
coste de tripulación.

Respecto al parámetro económico de salida, se considera el VAN, que se calculará
en los 20 primeros años tras la implantación de la medida.