También termina la bonanza de Maersk

Tampoco es ninguna novedad, estaba anunciado y sigue la tendencia de otras navieras. La bonanza económica de tres años más que rentables para el grupo A.P. Moller-Maersk, concluyó en el 2023. Las causas deben buscarse, a pesar del crecimiento del tráfico marítimo, a la caída libre de los fletes.

En el cuarto trimestre del 2023, los ingresos del grupo danés A.P. Moller Maersk marcaron el quinto descenso trimestral consecutivo con 11.740 millones de dólares, una disminución del 34,1% respecto al mismo período del año anterior.

La tendencia a la baja de la facturación es consecuencia del desplome de los ingresos generados por la actividad principal del transporte marítimo de contenedores, que en el periodo octubre-diciembre del año pasado fueron de 7.180 millones de dólares (-46,0%), de los cuales 5.890 millones (-49,1%) correspondieron a la actividad del transporte marítimo y 1.290 millones de euros (-24,9%) a actividades auxiliares.

La contracción de los ingresos del transporte marítimo es una consecuencia de la reducción del valor de los fletes que, para el grupo Maersk, en el cuarto trimestre del 2023 fue del -50,1% ya que la tarifa promedio de expedición fue equivalente a 1.925 dólares/contenedor de 40′ (feu) respecto a los 3.869 dólares/feu en el periodo correspondiente al 2022.

Estas cifras se enfrentan a un volumen de carga contenerizada transportada que aumentó un 10,7% hasta 3,11 millones de feu, de los cuales 1,46 millones de feu (+17,2%) fueron transportados en las rutas Este-Oeste, un mercado en el que el valor medio de los fletes es resultado de 1.818 dólares/feu (-55,3%); 1 millón de feu (+8,9%) transportados en los servicios Norte-Sur, actividad para la que el valor promedio del flete fue de 2.702 dólares/feu (-42,6%): y 645.000 feu (+0,6%) transportados en las rutas intrarregionales, un mercado que totalizó un flete promedio con un valor de 1.405 dólares/feu (-40,3%).

Además, en el último trimestre del año pasado, los ingresos generados por las actividades logísticas del grupo ascendieron a 3.540 millones de dólares (-8,2%), los producidos por las actividades de terminales alcanzaron los 1.020 millones de euros (+2,0%) y los ingresos de servicios de remolque y servicios marítimos a 571 millones (+0,5%).

En el cuarto trimestre del 2023, el margen operativo bruto del grupo Maersk ascendió a 839 millones de dólares (-87,2%). El resultado operativo fue negativo con -537 millones de dólares en comparación con un beneficio operativo de 5.120 millones del último trimestre del 2022, con una contribución de -920 millones del transporte marítimo en contenedores (beneficio de 4.820 millones en el cuarto trimestre del 2022), 60 millones de la actividad logística (-56,8%), de 234 millones por parte de las terminales (+0,9%) y 107 millones de la actividad de remolque y servicios marítimos (-12,3%).

El grupo danés cerró el periodo octubre-diciembre del año pasado con una pérdida neta de 456 millones de dólares frente a un beneficio neto de 4.980 millones de euros en el mismo periodo del 2022.

Según explica el CEO del grupo A.P. Moller-Maersk, Vincent Clerc: «El 2023 fue un año de transición tras el extraordinario auge del mercado provocado por la pandemia. Obtuvimos sólidos resultados financieros, aunque las circunstancias han cambiado considerablemente, pero estamos en condiciones de gestionar las dificultades que se esperan en el 2024. Tomaremos medidas e impondremos una estricta gestión de costes para adaptarnos a la nueva realidad».

Respecto a la situación actual del mercado del transporte marítimo de contenedores, Clerc señala que, «si el mercado sigue caracterizándose por volúmenes consistentes, y si la crisis en el Mar Rojo ha provocado restricciones repentinas a la capacidad y un aumento temporal de los fletes, al final hemos detectado un exceso de oferta del transporte marítimo que tendrá un impacto en nuestros resultados».

Maersk espera que si en el ejercicio 2024 los volúmenes de carga transportados por la flota mundial de buques portacontenedores crecerán un +2,5%/+4,5%, los tráficos del grupo estarán en línea con el mercado

De hecho, Maersk espera que si en el ejercicio 2024 los volúmenes de carga transportados por la flota mundial de buques portacontenedores crecerán un +2,5%/+4,5%, los tráficos del grupo estarán en línea con el mercado. El EBITDA de Maersk será de 1.000/6.000 millones de dólares en comparación con un EBITDA de 9.590 millones en el ejercicio 2023.

Además, para el 2024, se espera que el EBIT sea negativo en -5.000/0,0 mil millones en comparación con un beneficio operativo de 3.930 millones de dólares en el 2023. En el ejercicio que acaba de terminar, los ingresos disminuyeron un -37,4% hasta los 51.060 millones de dólares y el beneficio neto cayó un -86,7% con 3.910 millones de dólares.