Hacia un París-Dakar verde y más allá

Rafa Martín
Exconsultor en Aprendizaje
motomorfosis.es

A sus 59 años Carlos Sainz puede considerarse uno de los campeones que más emisiones ha lanzado a la atmósfera, gracias a su larga y exitosa carrera. Pero el destino ha querido que sea el primer piloto de la alta competición contaminante que ha ganado una carrera, una etapa del Dakar 2022, con un vehículo de bajas emisiones propulsado por cuatro motores eléctricos, aunque estos vayan alimentados por un generador que funciona con gasolina.

Los organizadores del Dakar han puesto en marcha, este año, la primera fase del plan llamado «Dakar Future», que tiene el objetivo de conseguir un 100% de vehículos con bajas emisiones de carbono para el 2030. Todo un aviso para navegantes sobre la transición energética que se avecina, ya que se proponen que, a finales de esta década, todos los vehículos sean no contaminantes. Y también todo un aviso y una oportunidad para la industria.

El Audi RS Q e-tron hibrido no estará solo. Para la próxima edición, Hino, el fabricante japonés, también tiene en proyecto un camión híbrido (diésel-eléctrico) con carrocería de aluminio y fibra de vidrio para reducir peso y emisiones. BRX se presentará en el 2022 con una solución fabricada por Prodrive que funcionará con un biocombustible elaborado a partir de residuos ecológicos denominado Prodrive ECOpower capaz de reducir las emisiones en un 80%. En esta línea, el equipo español Astara Team tendrá un buggy de dos ruedas motrices basado en el Century CR6 y alimentado con combustibles sintéticos (e-fuel) cuya producción se basa en la extracción de hidrógeno por electrólisis con electricidad procedente de energías renovables, ese hidrógeno se combina con el CO2 extraído del aire gracias a un proceso químico, denominado “síntesis de Fischer-Tropsch”, para obtener un hidrocarburo líquido sintético fácil de usar, almacenar y transportar. Es neutro carbono ya que el CO2 que se emite a la atmósfera durante su combustión es el mismo que se ha extraído del aire en el proceso de producción y, además, no contiene residuos sólidos ni micropartículas. 

Pero una de las estrellas verdes de esta edición 2021 ha sido el camión del equipo Gaussin, una empresa especializada en vehículos de cero emisiones y soluciones de logística fundada por el francés Christophe Gaussin que tiene ya unos 50.000 vehículos sostenibles trabajando en distintos puertos, aeropuertos y terminales logísticas. No se lo pensaron dos veces cuando el Dakar les invitó a enredarse en construir un camión de hidrógeno capaz de resistir las condiciones más extremas que impone la carrera más dura del mundo.  Simon Klein, el director técnico, encargó a Pininfarina su elegante diseño y, en apenas ocho meses, ya tenían listo el invento.

En esta primera versión el H2 de Gaussin, con un peso de 12,5 toneladas, daba 800 CV, nada mal, pero todavía algo escaso para presentar batalla a los 1.000 CV de los megapotentes Kamaz. El hidrógeno genera electricidad mediante una pila de combustible suficiente para mover los dos motores eléctricos de 300 kW cada uno al tiempo que deja unos cien litros de agua por hora. Los 80 kilos de hidrógeno, almacenados en 14 tanques dentro del camión, producen unos 450 litros de agua sobre el seco clima del desierto. Pero hay más ventajas, según comentan piloto y copiloto, el par es fantástico y no hace falta cambio de marchas por lo que pueden concentrase mejor en el pilotaje, hay menos vibraciones y menos cansancio.

En esta edición de la legendaria carrera dakariana que ha transcurrido por Arabia Saudí, el “Reina Sherezade”, el camión más potente del mundo propulsado por hidrógeno, conducido por el experto piloto de camiones en distintos raids, Philippe Jacquot, ha recorrido el mismo trayecto que los oficiales, aunque sin competir. Ha revolucionado el Dakar demostrando una autonomía de 250 kilómetros en las condiciones más extremas de carrera y 550 en las menos exigentes, prometiendo revolucionar también la industria, el mundo del transporte por carretera y hasta la mismísima intermodalidad.

Los todopoderosos y humeantes Kamaz han comprobado que su reinado toca a su fin y el futuro tendrá que acostumbrarse a competir en sostenibilidad. Esperamos impacientes la evolución de Gaussin para la edición 2022 para las recién creadas categorías T1+ como T1-U, diseñadas para abrir el Dakar a las nuevas tecnologías, como coches eléctricos, híbridos o movidos por hidrógeno y biocombustibles.

Y no podía faltar una moto por hidrógeno que ya pensaba rodar en este Dakar 2021 pilotada por Willy Jobard, inscrito en la categoría Original by Motul, considerada como la más extrema tanto para los pilotos como para sus motos, dispuestos a superar el rally sin ningún tipo de asistencia. Willy, afincado en España, estaría acompañado por otras 5 motos impulsadas por hidrógeno pilotadas por cinco pilotos españoles, Sara García, Javi Vega, Juan Campderà, Eladio Carbonell y Alexandre Bispo.

Esta moto permitirá reducir la contaminación en un 52% y se proponen plantar árboles, mediante el proyecto Good Planet, equivalentes al resto de contaminación generada por la moto que funciona gracias a una caja de 4 kg sobre la carcasa del embrague para la que deben asegurar que siempre tenga agua, ya que consume 1 litro aproximadamente cada 250 km.

A partir de ahora, no ha sido fácil, el Dakar se integrará en los campeonatos del mundo de Rally-Raid de la FIA y la FIM, que estará compuesta por cinco pruebas en la temporada 2022: Dakar en enero, Abu Dabi en marzo, Kazajistqan en abril, Andalucía en junio y Marruecos en octubre. Habrá que ver si todas las pruebas se suman a esta línea de eliminar los propulsores por combustibles fósiles y si, en un futuro inmediato, la Formula 1, moto GP y las demás competiciones de motor se apuntan a dejar de contaminar y vincular al deporte con la sostenibilidad total.

Peugeot también piensa en verde y prevé presentar, para el 2023, el 2008 DKR con su primer motor de hidrógeno de la historia del Dakar. Toyota Motor Corporation está desarrollando un motor de hidrógeno que ya ha puesto en un vehículo de competición basado en el Toyota Corolla Sport, dentro del equipo ORC Rookie Racing, en las 24 Horas de Fuji NAPAC Super TEC. A diferencia de sus modelos comerciales Mirai, propulsados por pilas de combustible, esta solución alternativa genera energía mediante la combustión del hidrógeno, utilizando los sistemas de suministro e inyección de combustible que han sido modificados a partir de los empleados con los motores de gasolina. 

Habrá que ver si también se suma al Dakar de las cero emisiones y se anima a poner estos vehículos en el mercado, porque en los motores de hidrógeno, la combustión se produce a mayor velocidad que en los motores de gasolina, lo que da lugar a una buena respuesta ofreciendo el placer de los sonidos y las vibraciones que tanto gustan a los tradicionales fans de los motores de combustión fósil, pero sin contaminar.

También habrá que ver a qué velocidad responde la industria para evolucionar las nuevas soluciones sostenibles, pero por poco que lo hagan prometen dar mucha guerra muy pronto y eso repercutirá en su aplicación inmediata al transporte de mercancías e incluso al de pasajeros en aviones y cruceros. Puede que la evolución sea más rápida de lo que todos imaginamos, desde luego no sería una mala noticia para el planeta.