Problemas para el astillero coreano Hanwha Ocean

El astillero coreano Hanwha Ocean, antes conocido como Daewoo Shipbuilding (DSME), se enfrenta a una suspensión indefinida de sus actividades tras un accidente mortal, el primero de su historia, que se cobró la vida de un joven operario en una explosión fortuita de gas.

Se trata de un astillero de amplia experiencia que ha construido, entre otros, los 31 buques de la clase Triple E de Maersk, con capacidad hasta 18.000 teus, y de 10 buques de la clase Gülsün para MSC, con 24.000 teus de capacidad, y otros más para la naviera francesa CMA CGM y la alemana Hapag Lloyd, además de varios buques de pasaje, petroleros, gaseros y otros para apoyo a la industria offshore de Oil&Gas.

Las autoridades coreanas han prohibido reanudar la producción en el tercer astillero coreano mientras no finalice la investigación, un proceso que podría demorarse días.

Hanwha Ocean, investigado

Por otra parte, se enfrenta también a un paro indefinido de sus empleados que solicitan una investigación a fondo. El sindicato mayoritario, Korean Metal Workers’ Union (KMWU) sostiene que, desde la compra de la empresa, los procedimientos de seguridad laboral se han visto disminuidos.

Hanwha Ocean se dedica a la construcción naval de todo tipo de buques comerciales y también de barcos y submarinos militares, de los que ha entregado trece unidades a las marinas de Corea e Indonesia.

Los problemas del astillero se arrastran desde hace años, con sospechas de espionaje y fraude contable -razón por la que el Grupo Hanwha entró en el accionariado de la empresa- y no ha podido cumplir los compromisos de entrega el pasado año.

El Banco de Desarrollo de Corea indica que la compañía debe realizar inversiones para mantener la competitividad del astillero. Desde la gerencia, en una presentación pública, se dijo que esperan «algunas interrupciones en la producción» pero que «reanudaremos la producción una vez que averigüemos la causa del accidente y propongamos contramedidas».