Fracasa el intento de venta de la naviera HMM

La naviera coreana HMM (antes Hyundai Merchant Marine) está encontrando dificultades para su venta. Así, el socio elegido para la compra del 58% de las acciones, el Grupo Harim, ha desistido de ejecutar sus opciones debido a una amplia variedad de contratiempos.

Los máximos acreedores de HMM, el Korea Development Bank (KDB) y Korea Oceans Business Corp (KOBC) han mostrado sus dudas sobre la solvencia de Harim para hacerse con el capital de la naviera.

En el ánimo de los responsables bancarios y del propio Ministerio de Océanos y Pesca coreano pesa la apresurada liquidación de Hanjin Shipping en el 2017 y las consecuencias que trajo. Recordar que HMM y Hanjin entraron en dificultades insalvables en el 2016. La primera fue puesta bajo control estatal, mientras la otra desapareció con unos 130 buques navegando.

Por su parte, el no-comprador se muestra sorprendido porque la adquisición de las acciones no le otorgase “sustanciales derechos de gestión” en la compañía. Recordar que Harim Group opera principalmente en el sector de la alimentación y la agricultura, pero también está involucrado en la logística y el transporte marítimo, a través de su “unidad de graneleros”, Pan Ocean.

Más dificultades

Las dificultades para “colocar” la naviera han sido varias. De un lado, la caída en la facturación de la compañía el año pasado, pasando de 607 millones de euros en el 2022 a 379 millones en el 2023.

Por otro, el abandono de Hapag-Lloyd de The Alliance tampoco hace presagiar buenos tiempos para el resto de socios de la alianza marítima, HMM, Ocean Network Express (ONE) y Yang Ming.

Por si esto fuera poco, los trabajadores de HMM habían anunciado una huelga en caso de que Harim se hiciese con la compañía. Finalmente, los acreedores no confían en la capacidad financiera de Harim para recaudar los fondos necesarios, cifrados en su momento en unos 5.800 millones de euros.

Una vez finalizado el proceso, se vuelven los ojos hacia el segundo postulante, Dongwon Industries, otra compañía del sector agroalimentario, y se baraja el interés de otras dos compañías coreanas: Hyundai Motor Group y Posco Group, ambos grupos industriales, pero con empresas subsidiarias ligadas al transporte.