El Propeller de Barcelona extiende las manos al Hospital Sant Joan de Déu

El gerente del hospital dio un “aviso a navegantes” para subrayar la importancia de las donaciones en la investigación de enfermedades raras o minoritarias

“El Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona es lo que es gracias a la colaboración de la sociedad civil”, subrayó su gerente, Manel del Castillo, frente a los socios del Propeller Club Barcelona. Como invitado especial al almuerzo-coloquio de este mes de abril, Del Castillo expuso la importancia del centro sanitario no solo para Catalunya, sino para el resto del mundo: “En todos los sitios que he visitado había al menos una persona que ha sido paciente del Hospital Sant Joan de Déu”.

Algunos de los socios del Propeller expusieron sus experiencias en el centro, bien conocido por su especialización en las áreas de pediatría, maternidad y enfermedades de alta complejidad para el público infantil. Manel del Castillo dio un “aviso a navegantes” y recordó la importancia que tenían las donaciones para el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, especialmente para la investigación de enfermedades raras o “únicas”, como las definió Del Castillo.

Manel del Castillo, gerente del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, durante su intervención en el almuerzo-coloquio del Propeller Club Barcelona

En este sentido, el gerente del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona mencionó que la Copa América formalizaría una donación, y que se concretará la cifra exacta “en las próximas semanas”. Unas donaciones que son importantes tanto para la investigación como para la ampliación del centro, que el pasado 29 de febrero, Día de las Enfermedades Raras, colocó la primera piedra de su edificio Únicas, dedicado al ámbito de las enfermedades que llevan su nombre.

Según Manel del Castillo, la Copa América formalizará una donación al Hospital Sant Joan de Déu, y en las próximas semanas se conocerán más detalles

Y es que el 95% de las más de 8.000 enfermedades raras, minoritarias o “únicas” que hay en España no tienen tratamiento, según precisó Del Castillo. Por ello, finalizó el coloquio con una anécdota: “Hace unos días, un niño con una enfermedad muy rara, con solo cuatro afectados en España y que produce dolores muy intensos, me entregó una carta diciéndome que nadie se ocupaba ni quería investigar su patología, pero agradecía al Hospital Sant Joan de Déu que nosotros sí que nos ocupábamos de ellos, y eso le daba esperanza para que, algún día, se pueda curar”.

Asistentes al almuerzo-coloquio del Propeller Barcelona del mes de abril