El aeropuerto de Lleida busca convertirse en un hub para el hidrógeno verde

Aeroports de la Generalitat ha anunciado la firma de un acuerdo con INDOX para la compra de un electrolizador que se ubicará en el aeropuerto de Lleida-Alguaire. El objetivo es que la infraestructura sirva como un centro de producción de hidrógeno verde a partir del parque fotovoltaico existente, y que esta actividad sirva como un centro de R+D+I “clave” para la transición energética de la aviación.

El electrolizador estará disponible este verano, y permitirá la producción de hidrógeno verde en el mismo aeropuerto, que se aprovechará para el proyecto aeroH2ub. De este modo, se buscará captar industria aeronáutica y aeroespacial que desarrolle soluciones basadas en motores propulsados con hidrógeno, convirtiendo las instalaciones en un hub para promover la energía verde en Europa. 

El pasado mes de octubre se licitó el suministro, instalación y puesta en marcha del electrolizador, con una potencia de 100Kw. Se presentaron dos empresas, y finalmente fue INDOX, con sede en Anglesola (Lleida) la que consiguió el concurso. El contrato tiene un valor de 295.000 euros, más un coste de mantenimiento por dos años con un importe de 19.000 euros. 

Colaboración público-privada para descarbonizar el transporte

El sector de las infraestructuras intenta hacerse un hueco en el desafío de la descarbonización. Otro de los proyectos que ha destacado recientemente es un tipo de asfalto cuyo sistema de producción permite recortar en un 125% las emisiones de CO2, y que ha contado con la ayuda de la Generalitat en el marco de la herramienta Nuclis de Recerca Industrial i Desenvolupament Experimental

Se trata de un proceso que utiliza residuos procedentes de la industria papelera en lugar del betún, que proviene del petróleo. En concreto, la ayuda va a parar a un proyecto que desarrolla la empresa francesa Grup Eiffage, con instalaciones en Sant Boi de Llobregat (Barcelona). La firma se ha beneficiado de un soporte económico de 78.000 euros de ACCIÓ, la agencia para la competitividad del Departament de Empresa i Treball, y de la Agència de Residus de Catalunya.  

Según la directora Técnica de Eiffage Infraestructuras, María Elena Hidalgo, “el uso de mezclas con este bioligante en la construcción y conservación de carreteras permite realizar obras neutras en carbono, puesto que se compensan las emisiones de CO2 generadas en la fabricación, transporte y puesta en obra de la mezcla”. En concreto, en un tramo experimental de 300 metros ejecutado, se han dejado de emitir 16,7 toneladas de CO2 respecto a la solución convencional.