El puerto de Tarragona empieza a recuperar la normalidad con la vuelta al diálogo entre empresas y estibadores

La operativa de buques del puerto de Tarragona empezaría a recuperar la normalidad, después de que los estibadores volvieran a los niveles de productividad habituales y hubieran abandonado la huelga encubierta. Un conflicto que ha agravado la congestión del enclave catalán y ha producido el desvío de tráficos. Esta vuelta al trabajo, según explican las empresas estibadoras, estaría motivada por la reanudación del diálogo y negociación entre los representantes empresariales y el comité de empresa de los estibadores.

Así lo anuncian las empresas estibadoras del puerto de Tarragona que en un comunicado “ponen en valor que los trabajadores de la estiba hayan abandonado las acciones que impedían el normal desarrollo de las actividades en el puerto de Tarragona y que agudizaban la congestión que está sufriendo desde hace cuatro semanas”. Del mismo modo, las empresas “valoran que los trabajadores vuelvan a retomar el diálogo como vía para superar esta situación y buscar medidas de futuro”. 

“La vuelta a la normalidad en los trabajos -señala la nota de la patronal-, junto a los avances sobre las medidas de contingencia y la incorporación de refuerzos a los equipos de trabajo para optimizar su eficacia, es un paso adelante para romper el cuello de botella y descongestionar el puerto”.

Esta recuperación de actividad y sintonía, se produce, como contábamos al principio, después que las empresas estibadoras y los trabajadores hayan retomado este viernes el diálogo para llegar a un acuerdo lo más rápido posible. 

Según las empresas estibadoras, los ámbitos de diálogo son: 

Por un lado, la mesa destinada al periodo de consultas relacionada con la liquidación del antiguo Centro Portuario de Empleo (CPE), que supondrá que las empresas estibadoras actuarán directamente a partir de ahora como empleadoras, pero lo harán con el compromiso de mantener el empleo, sus condiciones laborales y retributivas, además de la antigüedad y el convenio.

Por otra parte, mediante una mesa de trabajo dirigida a valorar ideas y propuestas para modernizar y mejorar los sistemas de trabajo de los servicios de estiba y así lograr un sistema productivo moderno y acorde con el siglo XXI.

Y el tercer ámbito se refiere precisamente a implementar las medidas de refuerzo de los equipos de trabajo que las empresas estibadoras están poniendo en marcha para descongestionar el puerto de Tarragona.