IATA aumenta la previsión de pérdidas de las aerolíneas con una bajada de ingresos del 45%

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) estimó el 5 de marzo que las compañía aéreas deberían recibir ayudas de al menos 200.000 millones de dólares para contrarrestar los efectos negativos de la crisis del coronavirus. Ante la evolución de las circunstancias, IATA ha vuelto a recalcular esta cifra y actualmente prevé que las ayudas deberán ser superiores a las inicialmente previstas, actualizando la cantidad necesaria en 250.000 millones de dólares.

En un lapso de tiempo inferior a un mes, IATA ha aumentado la cifra como consecuencia de una situación que ha empeorado notablemente durante las últimas semanas, teniendo en cuenta al mismo tiempo que las restricciones impuestas en el espacio aéreo mundial podrían durar hasta 3 meses.

Las previsiones que maneja IATA no son optimistas y tras esta nueva actualización ha anunciado que los ingresos de este año en el sector podrían sufrir un importante descenso de hasta 252.000 millones de dólares respecto a los que se obtuvieron en 2019, lo que supone un descenso de hasta el 44 por ciento.

IATA también ha desmembrado las pérdidas de acuerdo a su procedencia. En este sentido, ha cifrado el descenso de los ingresos de las aerolíneas europeas en hasta 76.000 millones de dólares y de 50.000 millones de las norteamericanas, si bien el descenso más significativo lo van a soportar las compañías asiáticas cuyas pérdidas se estiman en cerca de 88.000 millones de dólares.

En este contexto, Alexandre de Juniac, director general de IATA, ha manifestado que una gran parte de las aerolíneas no van a poder continuar con su actividad y que hasta la mitad de las aerolíneas se van a enfrentar a un quiebra total que se podría producir durante las próximas semanas.

Alexandre de Juniac también ha expuesto que para esta coyuntura se requiere una acción mucho más rápida y eficaz de los gobiernos, puesto que existe una alta presión en cuanto a liquidez de la que disponen muchas aerolíneas que podría derivar en su bancarrota.

La realidad por la que pasa el sector es incomparable a cualquier otra crisis sufrida a lo largo de su historia. Las aerolíneas tienen la mayor parte de sus aviones sin operar y algunas compañías como Ryanair han manifestado que no se prevén vuelos antes del comienzo del mes de junio.

Por otra parte, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo también ha comunicado que existen diversos aviones de carga con material sanitario que se encuentran sin poder volar y que ello obedece a trámites burocráticos que están impidiendo sus vuelos.

En este sentido, IATA ha solicita que se instauraron procedimientos mucho más rápidos que permitan que este tipo de operaciones se lleven con la mayor celeridad posible.

Anterior artículoLas Cámaras Vascas consideran muy importante continuar con la actividad empresarial y evitar el colapso económico
Siguiente artículoRoyal Caribbean prolonga la suspensión de sus cruceros hasta el 11 de mayo