IATA estima la pérdida de 25 millones de empleos relacionados con la industria aérea como consecuencia del Covid-19

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha comunicado que se podrían perder hasta 25 millones de empleos como consecuencia de la disminución de la demanda de vuelos aéreos debido a la crisis del Covid-19.

Según el análisis realizado por IATA, que representa a 290 aerolíneas  que suponen el 82 por ciento del tráfico aéreo mundial, casi 65 millones y medio de personas dependen de alguna manera de la industria de la aviación, en el que se incluyen sectores como el turismo, mientras que son casi 2,7 millones de personas que directamente trabajan para las aerolíneas.

Ante un contexto en el que el sector aéreo ha sufrido fuertes  restricciones, la IATA estima que se pueden perder hasta 25 millones de trabajos, una suma que incluye parte de los propios trabajadores que prestan sus servicios en la aviación y de aquellos sectores estrechamente relacionados.

En esta pérdida de empleo la peor parte se la llevaría la zona asiática y del pacífico, con casi 11,2 millones de pérdidas de empleos, mientras que otras zonas como Europa o América del Norte perderían 5,6 y 2,0 millones de trabajos respectivamente.

El sector aéreo  sin duda ha sido una de las actividades que más pronto ha notado los efectos del coronavirus, con una restricción del espacio aéreo sin precedentes y que va a suponer, según estimaciones de la propia IATA, una pérdida de ingresos de casi 252 millones de euros, lo que supone un 44 por ciento menos respecto al ejercicio de 2019, siendo el segundo trimestre el momento más crítico con una reducción de la demanda de hasta el 70 por ciento.

Para IATA la situación es muy crítica y las aerolíneas necesitarán el apoyo de los gobiernos, quienes deberán ofrecer ayuda financiera que permita asegurar la viabilidad y continuidad del negocio. IATA concreta que estás ayudas deberían centrarse en la reducción de impuestos para el sector, el apoyo al mercado de bonos corporativos y condiciones específicas para futuros préstamos  y sus respectivas garantías.

En este sentido, Alexandre de Juniac, CEO de IATA, ha manifestado que “No hay palabras para describir adecuadamente el impacto devastador de Covid-19 en la industria de las aerolíneas. Y el dolor económico será compartido por 25 millones de personas que trabajan en empleos que dependen de las aerolíneas. Las aerolíneas deben ser negocios viables para que puedan liderar la recuperación cuando se contenga la pandemia”.

Iata también aboga por una restructuración del sector que permita a las aerolíneas estar listas una vez pase la crisis del coronavirus. Para el propio Juniac “nunca antes hemos cerramos la industria a esta escala, en consecuencia, no tenemos experiencia en ponerla en marcha y será complicado a nivel práctico. Tendremos que adaptar operaciones y procesos para evitar nuevas infecciones y para tener éxito, la industria y el gobierno deben estar alineados y trabajar juntos”.

Iata sigue trabajando para reiniciar la industria aérea una vez los gobiernos y autoridades lo permitan. Actualmente, está previsto que se realicen reuniones a nivel regional con el fin de conocer los requisitos que se deben dar para que se puedan reanudar los vuelos y poder fijar así una estrategia más eficiente para las aerolíneas.

En cuanto a la reanudación de la industria aérea, Juniac ha manifestado que “no esperamos reiniciar la misma industria que cerramos hace unas semanas. Las aerolíneas seguirán conectando al mundo y lo haremos a través de una variedad de modelos de negocios. Pero los procesos de la industria deberán adaptarse. Debemos continuar con este trabajo rápidamente. No queremos repetir los errores cometidos después del 9.11 cuando se impusieron muchos procesos nuevos de manera descoordinada. Terminamos con un desorden de medidas que todavía estamos resolviendo hoy. Los 25 millones de personas cuyos trabajos están en riesgo por esta crisis dependen de un reinicio eficiente de la industria”.

Anterior artículoLa actividad logística de Catalunya desciende cerca del 40%
Siguiente artículoEl puerto de Tarragona transportará 4.500 tons de cereales semanales en tren hasta Aragón